Alimentaria inyectará 170 millones en Barcelona

stop

INDUSTRIA GASTRONÓMICA

Vista aérea del salón Alimentaria

26 de marzo de 2014 (14:04 CET)

La edición más internacional de Alimentaria está a punto de abrir sus puertas en el recinto de Fira de Barcelona en L'Hospitalet de Llobregat. Del 31 de marzo al 3 de abril, 3.800 expositores mostrarán a los cerca de 140.000 visitantes de 140 países las últimas tendencias en la industria de la alimentación. Un encuentro que, según estiman los organizadores, inyectará en la capital catalana cerca de 170 millones de euros.

Pero no sólo repercutirá en la ciudad que acoge este salón bienal y que este año cumple su vigésima edición. Las empresas del sector esperan que el encuentro profesional sirva de palanca para su internacionalización.

En España hay más de 29.100 compañías dedicadas a la alimentación y la bebida. El 96,2% de ellas son pymes. Y ante las dificultades financieras para hacerse un hueco en el mercado mundial, Alimentaria se presta a ser el escenario perfecto para establecer contactos con agentes extranjeros.

Recorrido por delante

“Es lo que necesita el sector. España ha llegado tarde al mundo y por tanto, tiene un gran recorrido por delante”, ha enfatizado el presidente de Fira de Barcelona y de Freixenet, Josep Lluís Bonet.

Para conseguirlo, se han doblado los esfuerzos. La organización ha invitado a un 50% más de compradores, todos ellos extranjeros, para dar una mayor proyección internacional al salón catalán. En concreto, Fira de Barcelona ha atraído a 600 importadores y distribuidores que acudirán a la capital catalana para participar en una agenda repleta de reuniones. Exactamente, 6.300 encuentros profesionales distribuidos en 14 salones.

Colaboración con Banc dels Aliments

El director de Alimentaria Exhibitions (sociedad de Fira de Barcelona y empresa organizadora), Antonio Valls, ha explicado los cuatro ejes en torno a los que girará el salón: habrá programas específicos dedicados a la dieta mediterránea; a la emprendiduría agroalimentaria: se celebrará el primer evento de food bloggers y aprovecharán el año europeo contra el desperdicio alimentario para colaborar con Banc dels Aliments y la ONG Nutrició Sense Fronteres para repartir lo que no se consuma en los cuatro días del salón.

Además, la vigésima edición reunirá a 50 estrellas Michelin que participarán en un show gastronómico. Será una de las propuestas más experimentales que ha preparado el salón que este año estrenará el Cocktail & Spirits y reeditará sus catas de vino y queso.

Locomotora de crecimiento

Por su parte, el director económico y de internacionalización de la Federación Española de la Alimentación y Bebidas (Fiab), Jaime Palafox, ha destacado el nuevo marco estratégico que se está cocinado para la industria. El plan, que ya ha sido presentado ante el Gobierno, tiene por objetivo que el sector se convierta en “locomotora de empleo y exportación”.

Y es que el de la alimentación es el primer sector industrial en facturación a nivel estatal. En 2012, las ventas alcanzaron los 90.168 millones de euros. España es la cuarta potencia europea (por detrás de Alemania, Francia e Italia) y la cuarta a nivel mundial, ocupando a 440.000 personas. Y las previsiones de crecimiento son alentadoras. Si en 2013 las exportaciones sumaron 22.600 millones, la federación estima que en 2020 la cifra aumentará hasta los 46.000 millones.

Países emergentes


Y en todo este plan de expansión mundial, los países emergentes juegan un papel fundamental, ya que en los últimos años han pasado de representar el 12% al actual 20%. “Lo más importante no es lo que hemos conseguido, sino el potencial de crecimiento. España tiene un gran potencial pese a ser un big player”, ha matizado Palafox.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad