Alimentaria y MWC elevan la facturación de Fira Barcelona a su máximo histórico

stop

RESULTADOS ANUALES

Cristina Farrés

De izquierda a derecha, Miquel Valls, Xavier Trias, José Luis Bonet y Agustí Cordón, antes de empezar la rueda de prensa
De izquierda a derecha, Miquel Valls, Xavier Trias, José Luis Bonet y Agustí Cordón, antes de empezar la rueda de prensa

Barcelona, 18 de diciembre de 2014 (14:01 CET)

Optimismo en la dirección de Fira Barcelona. La institución catalana ha cerrado el ejercicio con unos resultados económicos de máximos. Su director ejecutivo, Agustín Cordón, ha presumido este jueves durante su presentación de que nunca, ni en plena burbuja económica, el organismo había concluido una contabilidad con 151,4 millones de facturación y un beneficio bruto de 19,6 millones que se reinvertirá en su mayoría.

La cúpula de Fira, presidida por el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, atribuye los buenos resultados a la consolidación de una "estrategia muy sólida con una importante proyección internacional", en palabras de su máximo representante institucional, José Luis Bonet. Cordón destaca los "hechos excepcionales" que no estaban previstos en el presupuesto y que justifican su crecimiento: organizar dos eventos corporativos para HP y uno para Microsoft.

Aunque, con la contabilidad en la mano, la expansión tiene otros dos nombres propios: Alimentaria y Mobile World Congress (MWC).

Dos salones aportan más de la mitad de ingresos

Fira ha organizado por primera vez en solitario el certamen gastronómico abierto a todos los públicos. "Es nuestro salón más rentable", indica Cordón. Representa el 25% del total de los ingresos. Casi iguala el verdadero certamen estrella de la institución: el MWC. "La facturación de 2014 está por debajo de los 50 millones, más de un tercio de nuestra facturación", reconoce el director.

Es decir, ambos salones aportan más de la mitad de los ingresos de la institución.

Previsiones más pesimistas para 2015

La cúpula ha presentado unas previsiones más pesimistas para 2015. Espera ingresar 130 millones porque "el calendario es distinto y no esperamos los aspectos extraordinarios", indica Cordón. La principal diferencia es que no se celebrará Alimentaria, al tratarse de una feria bianual. Sí que tendrá lugar otro de los eventos propios de la sociedad semipública: el Salón del Automóvil.

El ejercicio también se prepara "fiel con la vocación internacional de los últimos años", indica el presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Miquel Valls. Fira negocia cinco contratos para organizar más salones en Doha (en 2014 celebró dos: automoción y joyería de lujo), de los que Cordón espera conseguir como mínimo tres; llevará Alimentaria a Lisboa y México; ultima un contrato con Montreal (Canadá) para organizar un Smart City y negocia con Puebla (México) un certamen parecido en 2016; además de ampliar sus servicios internacionales de consultoría ferial.

Cordón ha relatado que Fira Barcelona trabajará junto al gobierno de Ulán Bator (Mongolia) para diseñar el recinto ferial que se construirá en el país. Actividades parecidas esta han generado en 2014 unos ingresos de cuatro millones. El objetivo de la cúpula de la institución es incrementar el negocio hasta los 15 millones.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad