Amazon lanza a la fama a escritores noveles

stop

Fueron ignorados en todas las editoriales donde presentaron proyectos y decidieron vender por su cuenta en internet. Hoy son best sellers

18 de febrero de 2014 (22:23 CET)

La escritora del best seller La saga de los longevos, Eva García Sáenz, visitó a todas las editoriales posibles para presentarle su primera novela que escribió en las noches durante tres años. Ninguna le dio respuesta, lo que la motivó a optar por la autoedición, una opción de Amazon.com con la que ponía su obra directamente y sin intermediarios a disposición de los lectores.

Ha sido uno de los grandes éxitos de las redes sociales. Las recomendaciones de la novela comenzaron a expandirse de forma viral y, tras su rotundo éxito en versión electrónica, la editorial La Esfera de los Libros llevará la obra al papel a partir de de marzo.

El caso no es único. En octubre pasado Planeta recurrió a Amazon para fichar una de las últimas escritoras que mejor se había colado en los libros electrónicos. Lena Blau se atrevió a lanzar su primera obra en Amazon y también resultó un una sorpresa de ventas. Siguiendo el mismo camino, Ediciones B ha fichado a 18 promesas, algunos de ellos ya han logrado renombre como Fernando Gamboa, Bruno Nievas y Estaban Navarro. Santillana contrató a Elisa Benavent y Roca Editorial a Almudena Navarro.

70% para el escritor

Para muchos escritores noveles, presentar un proyecto no solicitado a una editorial es una apuesta casi perdida. También es la opinión de Tamara Romero, una joven escritora de 30 años que acaba de publicar su segundo libro, Arcana. “En estos tiempos de Internet y redes sociales, ir a una editorial a presentar un proyecto me parece un acto obsoleto, anacrónico. Creo en las editoriales tradicionales, pero estoy convencida de que los jóvenes debemos conquistar a los lectores primero en Internet y luego en el papel. Es estimulante verte en la lista de ventas y comprobar si subes o bajas cada día”, explica la joven escritora de literatura fantástica.

Los precios de los libros electrónicos suelen ser mucho más atractivos. Mientras un ejemplar impreso suele rondar entre los 15 y 20 euros, la versión digital se ubica normalmente por debajo de los cinco euros. Si el precio supera los 2,4 euros, Amazon se queda con el 30% de comisión. El resto va directo al bolsillo del escritor, un porcentaje muy superior al 10% que suelen conceder las editoriales a los autores.

Ante tanta certeza, la única incertidumbre para los escritores es su mercado real: Amazon no ha desvelado ni pretende desvelar el número de Kindles vendidos en España.

La hojeada virtual


Amazon también permite consultar de forma gratuita el 10% del libro antes de comprar, un material suficiente para saber si el libro agrada. Los escritores utilizan herramientas como Scrivener o Sigil para transformar su trabajo escrito en Microsoft Word a formatos compatibles con la venta de libros electrónicos, como Movi, el utilizado por Amazon. Suele ser un aprendizaje de dos tardes.

Pero Amazon no es el único canal de ventas. El auge de los libros electrónicos ha hecho florecer la competencia. Otros medios utilizados por los escritores suelen ser Kobo, La Casa del Libro o, más recientemente, Pay-hip donde el lector paga directamente al escritor a través de una cuenta de PayPal. Los intermediarios ya sobran. Que tiemblen las editoriales.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad