Maqueta del vagón del proyecto Hermes

Así será el tren de carga del futuro en Cataluña

stop

Más ligero, con mayor capacidad de carga, más rápido para llenar y vaciar, adaptado al transporte en camión y en barco, informatizado y ecológico. El tren funcionará en la línea férrea que va desde las minas de Súria hasta el puerto de Barcelona

Barcelona, 30 de mayo de 2016 (01:00 CET)

En la próxima feria de movilidad y transporte de Rotterdam, del 20 al 22 de junio, se presentará oficialmente el diseño del Hermes, un revolucionario vagón de ferrocarril para el transporte de todo tipo de materiales a granel.

En el proyecto Hermes, liderado por el grupo minero Iberpotash-ICL, participan nueve  socios empresariales de Suecia, Dinamarca, Francia y España.

Además de Iberpotash, que explota las minas de potasa de Súria y Sallent (Barcelona), participan en el proyecto otras tres empresas catalanas: Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC), la fundación Centre Tecnològic de Manresa (CTM) y la ingeniería IDP, con sede central en Sabadell y presencia en cuatro continentes.

Los otros socios son Kiruna Wagon, compañía sueca especializada en el diseño personalizado y fabricación de vagones para el transporte de minerales; Swedish Steel AB, fabricante sueco de acero; Hempel, proveedor danés de recubrimientos; y las universidades de Lulea, en Suecia, y Armines, en Francia.

La Unión Europea aporta casi siete millones 

El proyecto Hermes se inició hace un año y se prevé que finalice en 2018. Ha sido financiado a través del programa Horizonte 2020 de la Unión Europea y cuenta con una inversión de 6,7 millones de euros.

En su primera fase, que ya ha concluido, se ha realizado el diseño del vagón y ahora se empezará la construcción de los primeros prototipos.

Vagones más ligeros, pero con mayor capacidad de carga

Hermes introducirá tres mejoras en el transporte ferroviario de minerales y otros materiales a granel: el primero, un diseño que permitirá cargar y descargar los vagones de manera mucho más rápida, incluso en la mitad del tiempo que se precisa ahora. El segundo, una reducción del 30% del peso del vagón y un aumento de su capacidad de carga, que puede alcanzar entre un 30% (para materiales de baja densidad como las potasas o las sales) y más del 50%. Y el tercero, facilitará el seguimiento y control de las operaciones logísticas. Una plataforma de software integrada al vagón permitirá saber en todo momento donde se encuentra y la cantidad de material que transporta.

Con estos vagones también se reducirán significativamente las emisiones de polvo, especialmente durante la descarga, y se ahorrará energía.

Se podrán subir a los barcos como si fueran contenedores

En declaraciones a Economía Digital, una portavoz de Iberpotash destaca que serán vagones "multimodales": se adaptarán a todos los anchos de vía, tanto al español como al europeo, y también se podrán transportar en camión y "subirlos a un barco como si fuesen contenedores".

Iberpotash lidera el proyecto Hermes con la intención que estos vagones se utilicen para transportar potasa, sal y sal vacuum por vía férrea desde sus minas y plantas del centro de Cataluña hasta el puerto de Barcelona.

Cuando se haya desarrollado todo el Plan Phoenix, que incluye la puesta en marcha de dos plantas de producción de sal de alta calidad (sal vacuum) en Súria, casi se duplicará la actual producción de Iberpotash y, por este motivo, necesita modernizar sus sistemas de transporte.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad