Barcelona tendrá un 'megarestaurante' en Paseo de Gràcia

stop

El grupo Boca Grande lidera un proyecto de restauración de alto nivel inspirado en el mercado de San Miguel de Madrid

Mercado de San Miguel de Madrid, que inspiró a los promotores del proyecto.

05 de septiembre de 2012 (20:50 CET)

Un grupo de restauradores de alto nivel de Barcelona ultiman la construcción de un megalocal en el Paseo de Gràcia sobre un viejo párking ubicado en la esquina con la Gran Via. El proyecto, inspirado en el mercado de San Miguel de Madrid, tendrá una barra y una terraza central común con capacidad para 1.000 personas. Un total de 14 restaurantes de Barcelona han confirmado su participación en el proyecto que está siendo estudiado por el Ayuntamiento de Barcelona.

Los líderes del futuro local, Joan Solé y Lluís Canadell, del grupo Boca Grande, quieren emular el famoso mercado de Madrid, conocido por su oferta de restaurantes de alto nivel que comparten mesas en un espacio central del viejo mercado.

El modelo de negocio, también basado en la experiencia del Eataly de Nueva York, consistirá en el alquiler de los restaurantes y en la promoción conjunta de un polo de restauración de calidad en el centro de la ciudad. Empresarios del sector calculan una inversión próxima a los 10 millones de euros.

3.000 metros cuadrados

Hasta ahora está asegurada la presencia de Big Fish y Creps de Barcelona, las marcas de los líderes del proyecto, que también gestionarán la barra central, que también atenderá a clientes que sólo deseen bebidas. Los impulsores transformarán unos 3.000 metros cuadrados ubicados sobre el techo del actual párking propiedad de la inmobiliaria Interior.

El proyecto, sin precedentes en Barcelona, transformará el interior de manzana ubicado entre Gran Via, Paseo de Gràcia, Pau Claris y la calle de Diputació que el ayuntamiento quiso recuperar hace cuatro años para el uso ciudadano. Pero la iniciativa finalmente se paralizó por el cambio de parecer de los propietarios, según explica la empresa municipal Proeixample, encargada del urbanismo del distrito barcelonés y en proceso de disolución.

Inmueble catalogado

Los empresarios negocian los detalles del proyecto con los responsables de Urbanismo del Ayuntamiento que ya han advertido que exigirá un cuidado extremo con las obras debido que el inmueble, junto a los jardines de Maria Callas, está catalogado.

Los promotores, que ya evalúan presupuestos para la ejecución de las obras, calculan que los trabajos –no demasiado complejos-- tardarán unos seis meses y que la apertura del espacio podría concretarse a finales del próximo año.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad