Blackrock se repliega en DIA

stop

Citadel, otro accionista de referencia radicado en las Islas Caimán que entró en la distribuidora en mayo, desvía el 2% de su capital a instrumentos financieros derivados

Juan Carlos Martínez

El consejero delegado de DIA Ricardo Currás y la presidenta no ejecutiva Ana María Llopis.
El consejero delegado de DIA Ricardo Currás y la presidenta no ejecutiva Ana María Llopis.

Madrid, 05 de noviembre de 2016 (06:00 CET)

Los movimientos sobre las acciones de DIA, la multinacional de distribución cotizada en el IBEX, siguen siendo constantes. Tanto los fondos de inversión, que han situado las posiciones cortas en el 14% del capital, como los accionistas de referencia de la compañía presidida por Ana María Llopis siguen envueltos en una espiral de compraventas en la que se sienten muy a gusto para obtener el mayor beneficio.

Aunque cada uno de estos inversores se decanta por una u otra estrategia, la operativa que sigue Blackrock, la mayor gestora de fondos del mundo dirigida por el californiano Larry Fink, como accionista de referencia y jugador en el trading diario con las acciones de DIA, sigue siendo la referencia a seguir.

En su caso, las doce comunicaciones remitidas a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) en lo que llevamos de 2016 apuntan a que el objetivo perseguido por Blackrock, para cerrar el ejercicio 2016 en DIA, pasa por situar su participación, tanto indirecta como en instrumentos financieros, en torno al 4%, lo que supondrá reducir un 40% el capital que atesoraba al cierre del pasado ejercicio.

Dilución sutil y discreta

Lo ha hecho de manera sutil, poco a poco, y sin llamar la atención. Entonces, reconocía contar con un 4,93% de manera indirecta y un 1,77% a través del capital aglutinado en instrumentos financieros, con la posibilidad de canjear o no los derechos de voto. Más del 6,7% que se ha ido diluyendo hasta el actual 4,094%, como reconocía el fondo estadounidense en su última comunicación a la CNMV, el pasado 18 de octubre.

Un repliegue perfectamente estructurado, con un primer movimiento a la baja del 26% llevado a cabo el 18 de marzo. En esa fecha, dejaba la participación indirecta en el 3,26% y la aglutinada en torno a derivados en el 1,69%. A partir de aquí, subidas y bajadas de corto recorrido para acabar atesorando acciones indirectas equivalentes al 2,639% e instrumentos financieros que suman el 1,455%.

Al margen de esta operativa sobre sus acciones, BlackRock también ha proseguido, aunque de manera más atemperada a como lo han hecho otros inversores, con la toma de posiciones cortas en DIA. En lo que va de 2016, la gestora estadounidense se ha mantenido estable en esta estrategia, con cierta tendencia a la baja. Del 1% del capital de la distribuidora que tenía a finales de 2015 al 0,88% declarado el pasado miércoles.

Citadel, un fondo de las islas Caimán

Como BlackRock, otro accionista de referencia de la compañía dirigida por Ricardo Currás, como es Citadel, un fondo radicado en el paraíso fiscal de las Islas Caimán, también ha visto en DIA un filón con el que ganar dinero. En su caso, la primera referencia de su participación en la cadena quedó registrada el pasado 9 de mayo, cuando aseguraba contar con el 1,176% del capital.

A finales de agosto decidió diversificar la inversión, contratando activos financieros, en los que finalmente parece haberse asentado, siendo en estos derivados donde tiene depositados prácticamente el 2% del capital reconocido hasta el pasado 2 de noviembre.

A diferencia de Blackrock y Citadel, los otros dos accionistas significativos de DIA –Baillie Gifford y Black Creek Investment– han optado por no mover un ápice su inversión. Baillie mantiene el 10% desde abril de 2015 y Black Creek lo hace con su 3% desde diciembre del año pasado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad