Caixabank estudia desvincularse de Metrópolis tras el ‘affaire’ Xercavins

stop

ESCÁNDALO

Isidro Fainé

11 de septiembre de 2011 (20:53 CET)

Las turbulencias vividas en el seno de Metrópolis tienen un segundo capítulo: CaixaBank estudia desvincularse comercialmente de la inmobiliaria de las grandes fortunas después de que Economía Digital desvelase la pasada semana lo sucedido en su consejo de administración y cuyas consecuencias prácticas consistieron en trasladar al histórico gestor de la empresa, Josep Maria Xercavins, a la filial Metroinvest tras aflorar diferencias contables en el momento de rescindir el contrato del alto directivo.

La divulgación de esos hechos habría provocado un mayúsculo enojo del presidente de la entidad financiera. Según fuentes del consejo de administración de Metrópolis, Isidro Fainé ha trasladado ese malestar en una tensa conversación telefónica al presidente de la inmobiliaria, Javier Ferrero, miembro a su vez de la familia propietaria de la alimentaria Nutrexpa.

Es más, la pasada semana la compañía inmobiliaria habría reunido a su comité ejecutivo con el objetivo de consensuar un comunicado con el que tranquilizar a sus inversores y a colaboradores como Caixabank, siempre según el relato de las mismas fuentes. El espíritu de la reunión no era otro que minimizar lo acontecido entre el principal ejecutivo de Metrópolis y el resto del consejo de administración.

Un problema de imagen


Caixabank no mantiene relación societaria o accionarial con Metrópolis ni con su filial Metroinvest. Sin embargo, el grupo financiero ha prescrito entre sus clientes de banca privada las inversiones de Metroinvest a instancias de algunos de sus principales ejecutivos. La entidad catalana de ahorro ha declinado pronunciarse sobre lo publicado por este diario digital, así como sobre los contactos entre Fainé y Ferrro, y se limita a señalar que la vinculación era apenas inexistente y se concretaba en un acuerdo comercial de prescripción de productos.

Xercavins señaló la semana pasada, durante una conversación telefónica con este diario, que había recibido el mandato de Metrópolis de finiquitar la actividad de la filial Metroinvest, un fondo de inversión especializado en el que participan los accionistas del hólding junto con otros inversores privados. Algunos de esos participantes habrían sido captados entre los grandes clientes de Caixabank. El volumen de capital de Metroinvest oscila entre los 500 y los 600 millones.

Un proyecto con continuidad


Desde el consejo de administración de Metrópolis, y pese a la voluntad de minimizar lo acontecido para no perjudicar la buena marcha del negocio, se admite que los principales accionistas han decidido crear en un futuro próximo otro fondo de inversión similar a Metroinvest.

Según esas mismas fuentes, la retirada de Xercavins de la gestión diaria tiene que ver con el grado de madurez de Metrópolis, que ya no requiere de un gestor de alto nivel para llevar a cabo las compras o ventas de los activos inmobiliarios. Al contrario, la dirección general ha sido traspasada a Pere Bosch con el encargo de administrar los activos existentes en el grupo. Esos medios del consejo, que prefieren mantenerse en el anonimato, sí que confirman que se practicó una auditoría para rescindir el contrato y que arrojó un saldo favorable a la compañía de 1,6 millones de euros.

Esos fondos habrían sido restituidos por Xercavins, que lo justificó por diferencias de criterio entre los dos contratos suscritos (con Metrópolis y con Metroinvest) y que restó importancia a esos detalles. “No pasa nada, la prueba es que me han encomendado Metroinvest. Y aquí sigo, por los años de los años”.

Xercavins es también accionista de Metrópolis y ha sido el presidente de su comisión ejecutiva y primer directivo desde la fundación de la inmobiliaria.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad