El presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Miquel Valls, se despide después de mantenerse 17 años en el cargo. /EFE
stop

La Cambra reclama medidas a los partidos para rebajar el paro a niveles cercanos a la plena ocupación o a estándares europeos del 6%

Economía Digital

El presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Miquel Valls, se despide después de mantenerse 17 años en el cargo. /EFE

Barcelona, 13 de diciembre de 2017 (18:03 CET)

El presidente de la Cambra de Comerç de Barcelona, Miquell Valls, reiteró este miércoles la necesidad de que de las elecciones catalanas del 21-D salga un gobierno “estable”. Sólo así se garantizará la recuperación económica. En caso contrario, se entrará de pleno en un escenario negativo que repercutirá en las inversiones, las condiciones financiaras y crediticias o el paro.

En el tradicional cóctel de Navidad con la prensa, Valls exigió a los partidos que pongan más “énfasis” en sus programas electorales a propuestas para reactivar la economía. En especial, reclamó medidas para que la tasa de paro se equipare a los estándares europeos de entre el 5% y el 6%”.

Buen crecimiento gracias a las exportaciones

Pese a que el conflicto político ha afectado la economía catalana durante el último trimestre de este año, Valls confía cerrar 2017 con un “buen crecimiento”, que podría situarse entre los 3 y los 3,2 puntos. Este crecimiento ha sido posible fundamentalmente gracias a las exportaciones. Valls ha advertido que si se mantiene el clima de incertidumbre revisarán a la baja las previsiones para 2018.

La Cambra realizó en septiembre pasado, antes de que estallase el conflicto político catalán, una encuesta a más de 50.000 empresas europeas (de ellas, 1.162 son catalanas) sobre sus expectativas para 2018. Los resultados constatan la preocupación del empresariado catalán. Las empresas catalanas son menos optimistas que las europeas, especialmente por lo que se refiere a la evolución de la ocupación y a la inversión durante el próximo año.

Cambra de Comerç: los empresarios catalanes son menos optimistas que los europeos sobre 2018

Pese a ser menos optimistas, las perspectivas de crecimiento de las empresas catalanas para 2018 se sitúan en niveles similares a los de los tres últimos años. Consideran que el principal condicionante continuará siendo la demanda nacional (así lo indican el 77%) seguido de los costes laborales (señalado por el 51%) y el precio de la energía o las materias primeras (35%)

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad