Varios hombres y mujeres de negocios observan una pantalla que retransmite una noticia de última hora sobre el expresidente de Nissan Motor, Carlos Ghosn, en Tokio. Foto: EFE/KM
stop

Se prolonga el arresto del ex presidente de Nissan al menos hasta el 1 de enero por nueva acusación por supuesta violación de confianza agravada

Economía Digital

Varios hombres y mujeres de negocios observan una pantalla que retransmite una noticia de última hora sobre el expresidente de Nissan Motor, Carlos Ghosn, en Tokio. Foto: EFE/KM

Barcelona, 23 de diciembre de 2018 (11:04 CET)

El ex presidente de Nissan Motor, Carlos Ghosn, tiene ya tres órdenes de detención. La primera, y la única hasta ahora con acusación formal, por el presunto ocultamiento de ingresos fijados entre 2011 y 2015; la segunda, por los ingresos entre 2015 y 2018; y una nueva, la tercera, por una supuesta violación de confianza agravada.

Según la más reciente de las acusaciones que pesan sobre Ghosn, el ex directivo de la firma buscó que Nissan asumiera una serie de pérdidas de inversiones personales. Por esta razón, su arresto se ha extendido al menos hasta el 1 de enero de 2019, después de que un tribunal aprobara prolongar su detención diez días más.

Ghosn, de 64 años, que permanece como presidente de Renault, está encarcelado de manera provisional desde el 19 de noviembre por supuestamente ocultar a las autoridades ingresos millonarios acordados con Nissan desde 2011. Unas semanas después recibió una segunda acusación, y este viernes la tercera.

La fiscalía evita la libertad de Ghosn

El viernes, de forma repentina, la fiscalía de Tokio solicitó prolongar su arresto una decena de días más. Actuaba ante la inminente liberación de Ghosn, después de que un tribunal capitalino rechazara el jueves extender la detención vinculada a la segunda orden y que abría la puerta a su abogado para solicitar la libertad bajo fianza, informó Efe.

El tercer cargo en su contra eliminó la posibilidad de la libertad bajo fianza. Ahora, su defensa debe esperar a que se tramiten las otras acusaciones formales pendientes y asegurarse de que no surjan nuevos cargos. La acusación nueva dice que Ghosn es sospechoso de buscar que Nissan asumiera pérdidas millonarias de una empresa suya.

Estas pérdidas surgieron por inversiones con derivados financieros a raíz de la crisis de 2008. Las pérdidas financieras se elevan a unos 1.850 millones de yenes (14,5 millones de euros al cambio actual), según la nota de la fiscalía en la que se anuncia la tercera orden de detención, que se suman a los 63 millones de euros de las otras acusaciones.

Ghosn fue detenido en Tokio en noviembre y, cuatro días después, fue reemplazado como presidente de Nissan.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad