Antoni Abad, líder de Cecot, continúa en Fepime y se resiste a que le echen de Foment del Treball.

Cecot se resiste a ser expulsada de Foment aunque no paga ni las cuotas

stop

Cecot anuncia que impugnará todas las reuniones de los órganos de gobierno de Foment incluso por la vía judicial

Josep Maria Casas

Economía Digital

Antoni Abad, líder de Cecot, continúa en Fepime y se resiste a que le echen de Foment del Treball.

Barcelona, 06 de marzo de 2018 (04:55 CET)

El divorcio entre Cecot y Foment del Treball se ha consumado. La patronal vallesana ya ha dejado de pagar su cuota como organización asociada. Su presidente, Antoni Abad, no acudió este lunes a la junta directiva de Foment pese a que, mediante una carta, exigió a la patronal de Joaquim Gay de Montellà que se les convocase de “forma inmediata” a la reunión. Gay de Montellà hizo caso omiso. No les cursó la convocatoria porque, a su entender, Cecot ha perdido la condición de socia de Foment.

Cecot se resiste a asumir la expulsión y ha comunicado por escrito a Foment que impugnará la junta directiva de este lunes así como todas las reuniones de los órganos de gobierno que se convoquen en un futuro sin la asistencia de sus representantes. La patronal vallesana advierte que interpondrá las acciones legales que considere oportunas.

En la junta directiva de Foment de este lunes, tan sólo Albert Colomer salió en defensa de Abad. Fue el único que votó en contra del acta de la sesión del pasado febrero en la que se acordó la expulsión de Cecot. Colomer es miembro de la junta de Foment en representación de la agrupación de centros CATformació, aunque colabora con la actividad que despliega la patronal vallesana.

Desde Cecot se argumenta que en la junta directiva de Foment del pasado febrero no se aprobó retirarles la condición de socios. Insisten en que tan sólo se acordó someter a la consideración de la próxima asamblea general una suspensión temporal hasta diciembre, cuando se celebrarán las elecciones a Foment. Gay de Montellà no se puede presentar a la reelección al haber cumplido el tope de dos mandatos.

Antoni Abad exigió a Gay de Montellà por carta que le convocase a la última junta de Foment

Cuando Colomer insistió en que Cecot continuaba siendo socia mientras la asamblea general no votase lo contrario, el secretario general de Foment, Joan Pujol, indicó que no habían abonado la última cuota. El argumento que alegaron es que se les había dado de baja, según comentó en la reunión.

La asamblea general de Foment se convocará en abril o mayo. Si por mayoría se revocase el acuerdo de expulsión de Cecot, esta organización se incorporaría a la patronal madre con todos los derechos, según se indicó en la junta de este lunes.

Muchos de los asistentes esperaban la asistencia de Abad acompañado de un notario. Al final, no acudió Abad ni tampoco el notario. Sus críticos aseguran que no se le habría permitido la entrada.

Foment y Cecot han mantenido un largo conflicto. La patronal de Gay de Montellà entiende que Abad actuó fuera de su ámbito territorial y que invadió sus competencias. Abad se postuló hace dos años para presidir Foment una vez que se vaya Gay de Montellà. La expulsión complica sus planes.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad