En la imagen, la sede de Comapa, empresa líder en ibéricos y cuestionada por sus jamones

Comapa: la empresa del jamón podrido vuelve al punto de mira

stop

Facua denuncia a Comapa, proveedor de Carrefour investigado por la trama del jamón podrido, por hacer pasar cerdos polacos por jamones de Granada

Alessandro Solís

Economía Digital

En la imagen, la sede de Comapa, empresa líder en ibéricos y cuestionada por sus jamones

Barcelona, 01 de agosto de 2019 (21:03 CET)

Comapa, el mayor distribuidor de ibéricos de España y el proveedor principal de Carrefour, vuelve a estar en el punto de mira. Después de colocarse en el epicentro de la trama del jamón podrido –destapada por Economía Digital en 2018 y actualmente investigada por los juzgados de Badajoz–, la compañía regresa al ojo del huracán al ser acusada de de hacer pasar cerdos polacos por jamones de Granada.

Facua-Consumidores ha denunciado este jueves ante la Dirección General de Consumo de la Comunidad de Madrid a la empresa por vender jamones con un etiquetado confuso, que dice: "Jamones Sierra Alpujarra. Granada. Jamón curado". La organización afirma que son jamones de cerdos criados en Polonia cuya carne fue curada y envasada en provincias españoles como Segovia, pero no en localidades de la Apujarra.

La Asociación de Productores de La Alpujarra ya había denunciado esta situación. De hecho, aseguran que llevan denunciando el caso desde 2016 y que la empresa ha recibido sanciones desde entonces, prefiriendo pagar las multas antes que retirar el producto o cambiar el etiquetado, informó Ideal. Se trata de un producto que se vende a dos por 50 euros con la etiqueta de la Alpujarra.

Comapa se defiende: "Cumplimos con la normativa europea"

En su denuncia ante la Dirección General de Consumo, Facua recuerda que el reglamento de la Unión Europea dice que "la indicación del país de origen o el lugar de procedencia será obligatoria cuando su omisión pudiera inducir a error al consumidor en cuanto al país de origen o el lugar de procedencia real del alimento", e indica que precisamente esto es lo que hace Comapa con sus jamones "granadinos".

La normativa europea añade que la claridad con respecto al lugar de origen debe respetarse "en particular si la información que acompaña al alimento o la etiqueta en su conjunto pudieran insinuar que el alimento tiene un país de origen o un lugar de procedencia diferente". El grupo Comapa 2001 sostiene que el jamón se cura y envasa en secaderos de Atarfe, Otura, Trevélez y Busquístar, por lo que desmiente las acusaciones.

Comapa "cumple totalmente la normativa europea", dice el comunicado. "Polonia es un país de la Unión Europea; como también forman parte de la Unión otras provincias productoras de España. Este país y estas regiones o provincias se encuentran amparados por la misma legislación, por lo que los requisitos a cumplir son los mismos que del resto de países de donde pueda proceder una materia prima", añadió la empresa.

El fraude del jamón podrido

Los jamones ibéricos de bellota de Comapa fueron investigados por la Guardia Civil en enero de 2018, por presuntamente incumplir las normativas y fijas un precio inferior a la media que estaba injustificado. El caso fue desvelado por este diario digital como parte de una trama de carne y jamones podridos que sigue en investigación. Diez empresarios, entre ellos el presidente de Comapa, Blai Parés, han sido imputados.

Hasta una treintena de empresas se apuntaron a una trama que pasaba por reetiquetar jamones caducados y en mal estado para venderlos como frescos, razón por la que podían permitirse bajar el precio del producto por encima de las posibilidades de la competencia. Medio centenar de empresas son investigados por el caso, siendo el proveedor estrella de Carrefour, uno de los grandes implicados.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad