¿Cuál es el interés de BA Vidrio en La Seda?

stop

OPA VOLUNTARIA

El presidente de La Seda, Carlos Moreira

21 de febrero de 2013 (22:08 CET)

BA Vidrio es una compañía portuguesa líder en su sector. Cerró el pasado ejercicio con unos beneficios antes de impuestos (Ebitda) de 95 millones de euros y facturó más de 400 millones de euros. Tiene varios negocios en España, pero cuando en 2010 decidió invertir en La Seda Barcelona no podía ni soñar encontrarse en la situación actual, según reconocen fuentes cercanas a la cúpula.

El grupo catalán está al borde de la quiebra y los accionistas lusos han aprobado invertir otros 40 millones de euros en la compañía mediante una OPA. Antes, su presidente (y también presidente de La Seda), Carlos Moreira, intenta renegociar contra reloj un crédito sindicado de 230 millones de euros que lidera un fondo buitre, Anchorage, para evitar el concurso de acreedores. ¿Cuál es su interés en el grupo catalán? “La división de packaging, siempre lo ha sido”, reconocen los mismos interlocutores.

La crisis mundial del petroquímico

Los inversores portugueses no pusieron trabas en separar el negocio de La Seda en la división petroquímica y la dedicada al embalaje poco después de llegar al grupo. En la dirección han bautizado esta autorización como “el pecado original”, afirman fuentes cercanas a la cúpula lusa.

El sector petroquímico ha tocado fondo en España, reconocen otros interlocutores empresariales. Y no hay demasiado optimismo en el negocio en el resto del mundo, sobre todo por los continuos incrementos de la materia prima. Incluso ya hay voces (las más pesimistas) que hablan abiertamente de un futuro sin plástico por la finalización del recurso. Aunque, por el momento, no se trata de una preocupación real.

Facturación

La Seda fabrica plástico PET, y pierde dinero por ello. Pero tampoco puede vender las factorías, como intenta desde hace años. En un entorno de recesión como el actual, desprenderse de estos activos significa, en el mejor de los casos, malvender. Moreira sigue buscando un socio interesado en invertir en esta parte del negocio. También mantiene este objetivo aunque, al igual que el primero, es poco posible que lo consiga.

A los accionistas portugueses les compensan las cifras que se obtiene en el packaging. La división reportó 650 millones de euros de facturación en el ejercicio 2012, más de la mitad de las ventas de todo el grupo, afirman a Economía Digital fuentes conocedoras de las cifras del grupo. Mejoró la actividad respecto a la del año anterior, y esperan que siga la tendencia alcista en 2013. Los mismos interlocutores aseguran que BA Vidrio ha demostrado que sabe liderar, explotar y hacer crecer este negocio y, por el momento, no quiere tirar la toalla.

Discusión de los accionistas

En 2010 los accionistas de BA Vidrio autorizaron invertir en La Seda todos los beneficios obtenidos por la compañía el año anterior. Es decir, 65 millones de euros. Los 40 millones de euros no son “ni la mitad de los beneficios de 2012”, indican desde el entorno de la compañía. Pero no fue una decisión fácil.

Los propios accionistas reconocen que el sábado pasado, cuando votaron qué hacer en el grupo catalán, hubo una discusión importante. Al final, decidieron apostar de nuevo por la empresa con sede en Barcelona. Incluso aceptaron perder de nuevo dinero, ya que dan por descontado que esto es lo que ha pasado con los 65 millones de euros que pusieron sobre la mesa en 2010.

Antes, pero, tendrán que llegar a un pacto con el fondo buitre. Si no, la compañía catalana difícilmente podrá evitar el concurso de acreedores.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad