Deoleo italianiza la gestión del  aceite de oliva español

stop

CVC fuerza la salida de Manuel Arroyo, tras un año como consejero delegado, y elige a Pierluigi Tosato para enderezar el rumbo

Rosalía Portela, nueva presidenta ejecutiva de Deoleo

Madrid, 09 de septiembre de 2016 (01:00 CET)

Nuevo golpe de mano en Deoleo. Dos años después de la gestora de fondos británica CVC Capital Partners se hiciera con el control de la multinacional aceitera española, a través de la sociedad holandesa OLE Investments, acaba de cambiar de cabo a rabo el organigrama directivo.

"El proyecto de Arroyo no estaba yendo a la velocidad estimada", comentan desde Deoleo para justificar la precipitada salida de Manuel Arroyo como consejero delegado, que llevaba en el cargo poco más de un año. En su lugar, el consejo, controlado por el  fondo británico con el 50% del capital, ha colocado al italiano Pierluigi Tosato.

Deterioro del negocio en Italia

El trasfondo del cambio hay que enmarcarlo en un deterioro del negocio en Italia, el segundo mercado de Deoleo tras España, como consecuencia de una menor calidad de los productos y, sobre todo, por una caída del consumo que rondaba ya el 10% interanual.

Es la razón principal por la que el "profesional de gran experiencia internacional para ser el motor de una creciente actividad comercial y de marketing" –el aval de más de dos décadas trabajando en Coca-Cola con el que Arroyo fue nombrado, en mayo de 2015–, ha dejado de contar con la confianza del fondo británico al no haber sido capaz de reducir las pérdidas de una manera más rápida.

Menos ingresos y más pérdidas

La gota que colmaba el vaso de la paciencia de los británicos han sido las cuentas a junio de 2016. Un mes después de acceder Arroyo al cargo, Deoleo cerraba el primer semestre de 2015 con un facturación de 410 millones de euros. Ahora se han quedado en 339 millones, un 17,4% menos.

Y, aunque el ebitda se mantuvo plano en los 24 millones, las pérdidas se han visto incrementadas casi un 28%, hasta rozar los 20 millones, debido a la elevada volatilidad de los precios de las materias primas, traducida en un efecto negativo en las ventas, fundamentalmente en los mercados maduros de España e Italia.

Italianización y el contrapeso de Portela

Para cambiar esta tendencia negativa, CVC, además de elegir a Tosato como consejero delegado, ha otorgado más poder a la presidencia, figura que, hasta ahora, ejercía un papel meramente institucional. De esta manera, la nueva presidenta, Rosalía Portela, se convierte en la primera ejecutiva del líder aceitero mundial y compensa la progresiva italianización de Deoleo. Además de Tosato, también ha llegado al consejo de la aceitera Gianluca Bolla, antiguo responsable de Barilla. 

Con Tosato, el fondo británico ha buscado un directivo con mayor conocimiento del sector alimentario italiano, con más de 20 años de experiencia, tanto en Boston Alimentari como en Acqua Mineral San Benedetto. "La elección de Tosato resulta lógica pues nuestras principales marcas son italianas", apuntan desde la compañía.

Portela, en los dos bandos enfrentados

En el caso de Portela –que presentaba su dimisión como consejera de DIA tras su nombramiento como presidenta de Deoleo–, la que fuera CEO de ONO entre 2009 y 2015 lleva como consejera de la multinacional aceitera desde junio de 2014, donde representaba a la sociedad Estrategias Porgy and Bess.

En los últimos meses, la presencia simultánea de Portela en los consejos de Deoleo y DIA había levantado algunas suspicacias como consecuencia del aumento en España, en casi un 70%, de la marca blanca del aceite de oliva.

Mientras que DIA se beneficiaba de este incremento, como una de las principales distribuidoras de marca blanca, en Deoleo, la mayor empresa aceitera marquista del mundo, ponían el grito en el cielo por el comportamiento totalmente distinto de los consumidores españoles, comparado, por ejemplo, con la situación en Italia, donde el consumo de las marcas de las distribuidoras no llega al 25%.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad