DIA deja caer que los 'súper' de El Árbol y de Eroski aportarán más de 1.100 millones

stop

INTEGRACIÓN E INVERSIONES

Un supermercado Eroski y otro de la cadena DIA

desde Madrid, 05 de febrero de 2015 (20:47 CET)

Distribuidora Internacional de Alimentación (DIA), la cadena de supermercados dirigida por Ana María Llopis, quiere recuperar a toda costa la confianza de los inversores, de cara a evitar de nuevo el trance amargo que sufrió durante el verano de 2014.

Entonces, tras los resultados del primer semestre –aparentemente estables teniendo en cuenta la situación de crisis y deflación en el mercado peninsular– su cotización bursátil se desplomó un 30% en apenas tres meses, perdiendo 1.400 millones de capitalización en el parqué.

Recuperación a medias

Desde aquel fatídico 16 de octubre de 2014, cuando la cotización cerró en 4,6 euros por acción, la cosa se ha ido atemperando, y se ha recuperado aproximadamente la mitad del camino perdido. Con una aparente estabilidad de los títulos ligeramente por debajo de los 6 euros y una capitalización ligeramente superior a los 3.800 millones de euros.

No obstante, los responsables del grupo distribuidor pretenden que vaivenes tan pronunciados no se vuelvan a repetir. Con ese objetivo se ha presentado su director corporativo, Amando Sánchez Falcón, en la nueva edición del Santander Iberian Conference, para tratar de ganar la confianza de los inversores tras la compra de Grupo El Árbol y un lote de establecimientos de Eroski, y la venta de la filial francesa a Carrefour.

Recorrido al alza

Una presentación institucional que, por lo que al mercado peninsular se refiere –el que aporta dos tercios del total de las ventas y casi el 90% de su ebitda–, pone sobre la mesa algunas previsiones para el presente ejercicio, ya con los primeros resultados que vayan aportando los 451 locales de El Árbol y los 160 de Eroski-Caprabo.

Básicamente, lo que Sánchez Falcón vino a trasmitir a los inversores es que la integración –a consolidar entre 2015 y 2017– tiene margen de recorrido al alza, por encima de esos 1.100 millones de ventas netas estimadas en 2014 por los activos adquiridos (700 millones de El Árbol y 400 de Eroski).

Integración: 6.300 millones de ventas iniciales

Cantidad que, sumada a los 5.200 millones de facturación neta lograda en 2014 por las tiendas DIA (incluidas las de Schlecker/Clarel), hacen partir a la cadena en España con unas ventas netas de 6.300 millones de euros.

Datos que vienen a certificar que el cuarto trimestre, por lo que a las tiendas DIA se refiere, confirmará una cierta mejoría, unos 100 millones más de ventas, casi un 8% más que en el tercer trimestre y que El Árbol ratificaría un recorrido a la baja notable, al reducir sus ventas netas un 12% respecto a 2013.

Competencia y empleo

De todas formas, habrá que esperar, primero, a que las autoridades de Competencia (CNMC) autoricen definitivamente las referidas compras y, a partir de ahí, impulsar las reformas previstas en los establecimientos, para empezar a calibrar si todas estas previsiones se materializan.

También será curioso comprobar si los aproximadamente 9.500 empleados (7.000 de Él Árbol y 2.500 de los que trabajaban en los 160 establecimientos adquiridos a Eroski) se mantienen en el futuro.

En el ánimo de DIA, al hacer públicas estas previsiones cargadas de optimismo, en la confianza de que los datos de empleo y consumo se consoliden realmente en España, estaba también el de convencer a esos accionistas que no acaban de ver claro el futuro del grupo.

Accionistas a corto

Los que siguen comprando títulos de la compañía con cada vez más préstamos de acciones, dejando clara su intención de tomar posiciones cortas en la cadena de supermercados ante las dudas de que el valor siga estando sobrevalorado.

En lo que llevamos de año, estas posiciones cortas se han ido incrementando y ya rozan el 4% del capital. El fondo británico Blackrock, que se mantiene como uno de los principales accionistas de DIA con algo más del 3% de su capital, no solo no ha cesado en esta operativa, en la que lleva inmerso desde mayo de 2014, sino que la ha incrementado hasta elevar el capital en corto al 0,73%.

Lo propio han hecho el banco suizo UBS, que hasta el pasado 22 de enero, reconocía un 0,51% del capital de DIA en posiciones cortas, o el fondo londinense Marshall Wace –el mismo que en agosto de 2014 hizo un negocio redondo con esta operativa en el maltrecho banco portugués Espirito Santo– que a principios de febrero elevaba el capital a corto en la cadena española hasta el 0,62%.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad