El consejo de Cevasa aparta a Maria Vaqué de la dirección

stop

EVITAR LA RESPONSABILIDAD

Una promoción de Cevasa en Barcelona

02 de enero de 2013 (21:31 CET)

María Vaqué ya no es la consejera delegada de la Compañía Española de Viviendas en Alquiler (Cevasa). Este miércoles el presidente del consejo de administración, Jaume Dedeu, anunció al regulador bursátil español que había renunciado a su cargo por motivos personales.

“Como consecuencia de su jubilación”, según el hecho relevante. Aunque ha sido la propia cúpula quien le ha apartado de la dirección de la inmobiliaria, según otras fuentes conocedoras de la operación.

Autocartera

Tras su renuncia está la operación de autocartera realizada en 2011 en la que María Vaqué y su hermana Empar vendieron cuatro paquetes de títulos personales valorados en 8,6 millones de euros.

Esta inyección de capital les permitió superar las dificultades de liquidez que tenían en ese momento, tal y como afirman desde el entorno de la familia, que tiene uno de los patrimonios más importantes de Catalunya.

Pero la cúpula del grupo no descubrió la operación hasta nueve meses más tarde.

Restaura

Fue la inmobiliaria Restaura la que tiró de la manta poco después de entrar en concurso de acreedores. El administrador del grupo analizó los libros de la participada (posee el 21,57% del capital de Cevasa) y vio el movimiento de dos hermanas Vaqué, María y Empar.

Esta última también forma parte del consejo de administración, tiene silla a través de la sociedad Taller de Turisme i Medi Ambient.

No se incluyó la venta ni en el informe de gobierno corporativo, ni en el de auditoría ni en las cuentas anuales.

Acción de responsabilidad

Entonces, Restaura inició un proceso para reclamar la acción social de responsabilidad, ya que la misma María Vaqué fijó el precio de 160 euros por acción de los títulos familiares que vendió a Cevasa.

La hasta ahora consejera delegada intentó evitar la responsabilidad subsidiaria de esta acción usando el consejo de administración del grupo. A principios del pasado diciembre anunció que habían acordado rechazar la reclamación, pero cometieron otra falta: se olvidaron de convocar a todos los miembros de la cúpula para votar esta resolución.

Por ello, Restaura denunció poco después ante el regulador bursátil que los consejeros que sí asistieron al encuentro le mintieron. Una falta grave para una cotizada que les puede comportar una multa de 1,5 millones de euros.

Tensión familiar

Desde este miércoles, María Vaqué es sólo una vocal más del consejo sin ninguna tarea ejecutiva. La polémica de Restaura ha abierto viejas heridas entre las tres hermanas Vaqué Boix, según los mismos interlocutores, antiguas propietarias de Inoxcrom.

Y es que la tercera con participaciones en Cevasa, Eulàlia, no tomó parte de la operación de autocartera.

Y ella fue, precisamente, quien propuso a Jaume Dedeu como presidente del consejo de la inmobiliaria. El nombre que suena con fuerza para quedarse con la gestión de Cevasa si finalmente no se opta por buscar a alguien externo para liderarla.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad