El desplome de La Seda provoca la huida de sus directivos

stop

El área corporativa del grupo es la única que ha sufrido un ERE desde que se decretó el concurso de la química

03 de febrero de 2014 (20:42 CET)

El concurso de acreedores de La Seda de Barcelona ha provocado un seísmo en la dirección de la compañía. El incierto futuro de la química es el principal motivo de que en los últimos meses hayan presentado la baja voluntaria hasta cuatro directivos de segundo nivel.

El último en sumarse a esa espiral ha sido el gestor de impuestos (Tax Manager). Ha cambiado la sede central del Prat de Llobregat (Barcelona) por el grupo sevillano Bester Generación Energías Renovables, según fuentes de La Seda. También hay vacante la dirección del área de consolidación contable y la dirección de negocio e inversiones.

Regulación

Los gestores de La Seda han decidido que gente de la casa asuma sus responsabilidades hasta que finalice el proceso de insolvencia, añaden los mismos interlocutores. Estos ejecutivos temen por el futuro de sus puestos de trabajo, ya que su empleo dependerá de quién tome las riendas de la compañía. Un extremo que no está nada claro, especialmente tras la apertura de la fase de liquidación voluntaria de la holding de la compañía.

La dirección encabezada por Carlos Moreira ya aplicó un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) en el área corporativa en octubre. Al final, amortizó 15 empleos. Todos ellos, personal administrativo. Los ajustes de plantilla no se han repetido en los centros productivos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad