El ERE de Ficosa impide un acuerdo salarial en Viladecavalls 

stop

RECONVERSIÓN INDUSTRIAL

Josep Maria Pujol, presidente de Ficosa

06 de octubre de 2011 (21:00 CET)

El expediente de regulación de empleo (ERE) que se aplicará en Ficosa a partir de enero impide el ansiado acuerdo salarial por parte del equipo directivo y los trabajadores de la multinacional. Tras la primera reunión mediada por la Generalitat, ambos ven con buenos ojos una cifra: aumentar los sueldos el 2% en lugar del 5,2% que consta en el convenio del sector. Pero el comité avisa de que no pactarán nada si los directivos no retiran el expediente.

“Hay muchos elementos a negociar como los calendarios laborales o la flexibilidad interna. Tenemos suficientes propuestas para no dejar otra alternativa a los directivos que la de retirar el ERE”, afirma el portavoz de CCOO en la representación sindical, Iván Ramos. “La empresa se niega a dar garantías laborales más allá del año 2012, y mientras tengamos la regulación encima de la mesa no se avanzará hacia ningún lado”, avisa el vicepresidente del comité, Juanjo Rico, de CGT.

Pero esta es la pieza clave para que los números salgan en Ficosa, según defienden los altos ejecutivos del grupo. Fuentes cercanas al consejero delegado, Xavier Pujol, explican que el parón es necesario mientras se homologue la planta de Viladecavalls para iniciar nuevos proyectos productivos más allá de los televisores de la antigua Sony. Un paso que tarda cinco meses y que no se ha dado hasta la fecha precisamente por el conflicto laboral en el seno de la compañía. Sin el ERE, afirman que se tendrán que abordar medidas más traumáticas.

Movilización en fin de semana

Desde ambas partes recuerdan que por el momento sólo se han visto una vez las caras en la mesa de negociación del Departament de Treball. Tienen previsto un segundo encuentro el próximo martes por la mañana en el que esperan seguir avanzando hacia el pacto. “Ahora ambas partes estamos dispuestos a negociar, hasta ahora no era así”, reconoce Ramos. A pesar de que los puentes de diálogo se están recomponiendo, las relaciones entre directiva y los trabajadores de Viladecavalls siguen “tensas”, tal como describe Rico.

Muestra de ello es la movilización que los sindicalistas han convocado este sábado a las diez y media de la mañana delante de la factoría vallesana. Desde el polígono industrial de Can Mitjans irán al Ayuntamiento de Viladecavalls para entregar un manifiesto al alcalde, el ecosocialista Carles Rodríguez, en el que exigen a la directiva de Ficosa que cumplan con el plan industrial y garanticen la carga de trabajo en la planta.

Una protesta a la japonesa, ya que se manifiestan en fin de semana para evitar parar las líneas de producción del centro.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad