El gimnasio de las celebridades de Madrid se desploma

stop

El Reebok Sports Club de Bruno Entrecanales, donde entrenan Alaska, Hilario Pino y Jordi González, afronta un duro revés financiero

Una sala de boxeo del exclusivo gimnasio Reebok Sports Club.

Madrid, 04 de mayo de 2017 (09:55 CET)

El gimnasio más exclusivo de Madrid, presidido por Bruno Entrecanales, sufre un desplome paulatino. El club no puede cumplir con sus expectativas financieras y ha iniciado un proceso de recortes y de despidos de personal para superar los números rojos que ha arrastrado en los últimos ejercicios financieros.

El Reebok Sports Club, que tiene dos sedes en la exclusiva urbanización de La Finca y en el centro comercial ABC Serrano, ha pasado de sólidos beneficios a pérdidas acumuladas. El gimnasio donde entrenan celebrities como Alaska, Hilario Pino y Jordi González o políticos como el popular Rafael Hernando, intenta superar sus encontronazos con Hacienda y los juicios de sus extrabajadores despedidos, que han presentado demandas contra el gimnasio.

El Reebok es uno de los gimnasios más caros de España. Cuenta con dos piscinas en la finca, unos amplios jardines y salas con todo tipo de máquinas (algunas de ellas con sistema antigravitacional para evitar las lesiones), centro de belleza, salud y hasta con una enorme pared de varios pisos para escaladas en la sede de la calle Serrano de Madrid.

Con una mensualidad de unos 150 euros y una inscripción que puede llegar hasta los 600 euros, a la empresa presidida por Bruno Entrecanales, uno de los hermanos del clan familiar dueño de Acciona, no le salen los números.

Los líos con Hacienda

Los gimnasios de lujo sufrieron su peor período en 2014 cuando las pérdidas superaron los 700.000 euros. Justo en el momento más delicado afrontaron una inspección de la Agencia Tributaria que terminó con multa y dos actas que supusieron más de 400.000 euros en pagos de impuestos durante los períodos de 2010 y 2011, según figura en las cuentas de Alfabeto 98 S.A., la sociedad gestionan los gimnasios.

Los gestores de la sociedad han mostrado su “indignación y sorpresa” por las inspecciones de la Agencia Tributaria y, sobre todo, por la burocracia fiscal que ha terminado con expedientes y una sanción.

Los gestores del Reebok Sports Club han mostrado su "indignación y sorpresa" tras las multas de Hacienda

El próximo año, la sociedad también deberá hacer frente al vencimiento de un crédito concedido por el Banco Santander a un interés estratosférico del 5,99% y este año espera poder hacer frente a otro con el financista De Lange Landen con el que el centro paga a plazos las máquinas de ejercicios donde Alaska tonifica los hombros o donde fortalece sus piernas el portavoz del Partido Popular en el Congreso, Rafael Hernando.

Los empresarios del fitness

La empresa está presidida por Bruno Entrecanales, el hermano más bohemio de los herederos del imperio Acciona que disfruta de la navegación, de su finca Son Moragues, al noroeste de Mallorca, según explican allegados del empresario.

En el negocio también participan Antonio Sainz, hermano del campeón mundial de rallys, y el propio Carlos Sainz, que también gestionan otras empresas deportivas.

Los propietarios del negocio atribuyen el mal bache económico a la “crisis internacional” y a las dificultades para captar socios dispuestos a pagar más de 100 euros mensuales en gimnasio.

La cadena de gimnasios fue inaugurada en 2005 y continuará este año sus recortes durante este año para regresar a la senda de beneficios consolidados.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad