Las víctimas de accidentes leves encuentran más trabas para cobrar sus seguros. / EFE

El lobby asegurador impone nuevas trabas a las indemnizaciones de tráfico

stop

Las grandes aseguradoras ralentizan los pagos para la mayoría de las víctimas de tránsito (las de daños leves)

David Placer

Economía Digital

Las víctimas de accidentes leves encuentran más trabas para cobrar sus seguros. / EFE

Madrid, 24 de abril de 2017 (07:30 CET)

El lobby asegurador ralentiza y pone nuevas trabas al grueso de víctimas de accidentes de tránsito: aquellos que han sufrido daños leves. Desde la aplicación del nuevo baremo para indemnizaciones en los accidentes, que se aplica desde enero de 2016, las aseguradoras restringen los tratamientos médicos y las indemnizaciones.

El nuevo baremo ha aumentado indemnizaciones para los casos graves de los accidentes de tráfico y para los familiares de los fallecidos. Pero, a efectos estadísticos y de negocio, estas víctimas suponen una clara minoría en los accidentes de tráfico. Los fallecidos en carretera se han desplomado desde principios de los noventa. La gran mayoría de los accidentes en España solo dejan secuelas leves. El latigazo cervical es la lesión más común y la más difícil de comprobar en términos objetivos.

Precisamente este público ha sido uno de los más castigados. “Hace 15 años, un accidente que hubiese generado un latigazo cervical con varios días de baja era indemnizado fácilmente con 6.000 euros. No hay que pelear mucho para que llegue a 3.000 euros de indemnización.

Las grandes asegures algo que hasta reconocen los propios forenses en los juzgados”, explica Ignacio González Gugel, abogado de dPG Legal, una firma de abogados que lleva a juicio unos 1.000 accidentes al año.

Retraso en el tratamiento médico

El abogado especializado en accidentes de tráfico explica que las compañía de seguros cada vez ponen más trabas para hacer las pruebas de diagnóstico y los tratamientos iniciales después del accidente.

Roberto Mallorquín iba en motocicleta con su novia el 11 de noviembre de 2015 cuando un coche hizo un giro violento para cruzar de calle y se llevó por delante a la pareja. Mallorquín, vecino de Madrid y hoy de 39 años, tuvo roturas de ligamentos y meniscos. También sufrió un golpe que le desfiguró la nariz. Salió del hospital con dolores pero el seguro del coche que lo embistió, Mapfre, no atendió con celeridad la solicitud para realizar las pruebas y sus tratamientos.

“Estuve seis meses esperando por la resonancia magnética. Tenía dolores constantes y corría el peligro de una lesión mayor. Tuve que pagar 500 euros de fisioterapia y el perito médico”, explica el afectado. La médico que lo atendió en la clínica Cuatro, de Mapfre, le dijo que su lesión requería entre ocho y nueve puntos, pero finalmente el seguro sólo le cubrió siete. “No sólo era por ahorrarse los 800 euros de cada punto sino porque con siete puntos, tenía un grado de afectación inferior. Y eso también suponía un ahorro. Ahora mi nariz no es la misma”, explica.

Para demandar, hay que pagar

Las modificaciones de la ley de seguro de responsabilidad civil de vehículos a motor, vigente desde el año pasado, obligan a los afectados leves a pagar su propio perito, lo que puede suponer, solo en este concepto, unos mil euros. Con esta traba, incluida en el borrador que el PP modificó a última hora en el Senado, las aseguradoras disuaden a demandar a que quienes han sufrido lesiones leves. También quedarán prácticamente excluidas todas las lesiones y daños que, como el latigazo cervical, no puedan ser objetivamente demostrables.

La patronal defiende los cambios porque –explica-- apuntan a desjudicializar las reclamaciones y también a combatir el elevado fraude, aunque reconoce que habrá que ser "más riguroso" para demostrar dolencias comunes como el latigazo cervical.

La Asociación Empresarial del Seguro, Unespa, explica que los intentos de fraude en los pequeños accidentes de coche ascienden anualmente a 755 millones de euros en España. Los abogados creen que es sólo una excusa para reducir costes operativos. La patronal también defiende que la eliminación de la vía penal –que no tenía coste para los afectados— beneficia al sistema judicial, porque elimina atascos.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad