El presidente de OHL, Juan Villar-Mir de Fuentes, durante su intervención en la última junta de accionistas. EFE/ Angel Díaz

El Santander se pone duro con OHL por 450 millones

stop

La constructora de la familia Villar Mir negocia la renovación de los avales y, pese a la buena sintonía, Banco Santander es el más quisquilloso

Carles Huguet

Economía Digital

El presidente de OHL, Juan Villar-Mir de Fuentes, durante su intervención en la última junta de accionistas. EFE/ Angel Díaz

Barcelona, 03 de junio de 2019 (04:55 CET)

El culebrón entre la banca y OHL se acerca a su fase decisiva. Ambos bandos tienen un mes para llegar a un acuerdo para renovar los avales necesarios a para optar a nuevos proyectos, pues la prórroga firmada el 28 de marzo termina el 30 de junio. La cifra que está sobre la mesa de la constructora controlada por el Grupo Villar Mir ronda los 450 millones de euros.

Fuentes financieras explican a Economía Digital que las conversaciones entre la cotizada y el pool conformado por Banco SantanderCaixabankBankiaBanc SabadellSociété Générale y Credit Agricole están ahora en ebullición. Y si bien el clima es optimista, las mismas voces señalan que el Santander es la entidad que más dura es con la compañía dirigida por José Antonio Fernández Gallar.

El banco presidido por Ana Botín es el que más pegas pone a las propuestas de la constructora y son varias las veces que pidió más precisión en las proyecciones de una empresa que pretende volver a ganar dinero en 2020. A pesar de ello, el resto de las entidades son optimistas en la consecución de un acuerdo en el plazo establecido.

Las negociaciones se extendieron a finales de marzo, tal y como admitió la sociedad en su Informe de Gobierno Corporativo Anual, la empresa dirigida por admite el escaso margen: “Con fecha 28 de marzo de 2019 se firmó un nuevo contrato de novación, extendiendo la fecha de vencimiento hasta el 30 de junio de 2019”.

La razón de la prórroga fue la dilación con la que OHL presentó las líneas maestras del nuevo plan estratégico, que no enseñó a la banca hasta comienzos de marzo. Antes, en diciembre, la cúpula presentó un borrador a los acreedores, pero las entidades pidieron más información. "La constructora está en la dirección correcta", tomando las medidas de reestructuración y de control adecuadas, dicen las mismas fuentes. “Las perspectivas para 2019 están por encima de lo que esperábamos, pero creemos que pueden cumplirse”, añaden

La banca sabe que OHL cerrará el ejercicio 2019 en negativo: sus ojos se centran en 2020

En la presentación de los resultados de 2018 ante los analistas, Fernández Gallar desveló que las previsiones del conglomerado para el próximo ejercicio son las de lograr un ebitda de 45 millones de euros frente a los 449 millones negativos de este año. Además, para 2021 espera que el ebitda salte del 2% de la facturación, que en 2019 augura de 2.500 millones, al 4%. 

"Somos conscientes de que el resultado de los ajustes tardará todavía en verse --el objetivo es volver a beneficios en 2020--, pero no tendría sentido abandonar ahora a la compañía y dejarla sin la posibilidad de optar a nuevos proyectos", zanjan desde uno de los bancos implicados.

"Estamos trabajando con normalidad y nuestras relaciones con los bancos son totalmente fluidas", garantizaba hace semanas un portavoz de OHL "Estamos negociando con las entidades", se limitó a decir Fernández Gallar ante los analistas en la última presentación de resultados. Después admitió la necesidad de "ganar el apoyo de la banca para renovarlos".  

"La evolución de la quema de caja en los próximos trimestres será clave para el futuro", advierte la banca. Desde la constructora ya tenían la respuesta: “El objetivo es consolidar la tendencia positiva del último trimestre de 2018 --con ebitda positivo-- y trasladar este resultado a la caja”, dijo el consejero delegado en el mismo acto."Se ha frenado de forma muy significativa el consumo de caja de los primeros nueve meses del año, podemos revertir la situación", prometió. La constructora inicia su año de "transición" después de haber recortado los costes hasta los 150 millones de euros frente a los 240 millones en los que cerró 2017. 

Hemeroteca

OHL
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad