El sector textil sobrevive a las rebajas de verano

stop

Las ventas aumentan pese a la caída generalizada en el comercio español

02 de septiembre de 2013 (19:55 CET)

El sector textil ha sobrevivido a las rebajas de primavera-verano que finalizan este martes. Es la cara positiva del comercio español, que en su conjunto ha visto como en los últimos meses las ventas caían hasta un 20%, según datos de la Confederación Española de Comercio (CEC).

El presidente de la Asociación Empresarial del Comercio Textil y Complementos (Acotex), Borja Oria, asegura que las rebajas de verano han dado un respiro al sector de la moda, lastrado por las condiciones meteorológicas y la caída del consumo interno. El textil arrastra una caída del 10% desde principio de año.

Ventas del sector textil

Pero Oria celebra la recuperación de los últimos meses que ha servido para reducir stock en las tiendas.

En julio las ventas crecieron el 5% mientras que en agosto, la previsión se sitúa en niveles de 2012, cuando el sector superó los 3.000 millones de euros. El consumo medio gastado en rebajas ha oscilado entre los 70 y los 80 euros.

Regulación de las rebajas


La nueva regulación, centrada en la liberalización del sector, ha impactado de manera negativa en la percepción del inicio de las rebajas. Ahora los comercios de todo tipo pueden aplicar descuentos en cualquier momento del año, por lo que ya no existen dos temporadas claramente definidas en el calendario.

“La liberalización ha contribuido a que los consumidores no tengan en mente la palabra rebajas que tanto ha costado acuñar”, declara el presidente de la CEC, Manuel García-Izquierdo, a Europa Press.

Las cifras en Catalunya

En comunidades como Catalunya se defiende el modelo de horario comercial tradicional frente a la liberalización impuesta por el Gobierno central. Pero las ventas en esta región han caído en torno al 10% durante las rebajas de verano.

El secretario general de la Confederación de Comercio de Catalunya (CCC), Miquel Àngel Fraile, defiende que los comerciantes “han hecho los deberes con productos con rebajas muy elevadas”, pero entiende que en un mercado interno como el actual, se prioriza consumir artículos de primera necesidad y no otros como el de la moda.

Pero no es el único factor que apunta Fraile. También considera que se han puesto en contra de los comerciantes la meteorología y las políticas aprobadas por el Gobierno.”No hay ningún incentivo para el consumo. Y si no hay políticas de industria o financieras para facilitar el crédito a las familias, no hay ventas”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad