Enel sacará a Endesa de la bolsa

stop

La eléctrica pública italiana busca un banco de inversión que prepare el lanzamiento de una OPA durante este año

El consejero delegado de Enel, Fulvio Conti

13 de abril de 2014 (18:07 CET)

Enel, el grupo italiano propietario del 92% de Endesa, ha activado la cuenta atrás para excluir de la bolsa a la eléctrica que preside Borja Prado. La operación se cerrará sin ningún desembolso en metálico. Los accionistas actuales recibirán acciones de la matriz a través de una oferta pública de adquisición (OPA). En estos momentos, se preselecciona a los bancos de inversión que serán los encargados de preparar la operación.

Sobre la mesa también está la posibilidad de realizar una oferta pública de venta (OPV) para colocar parte del capital de Endesa entre los inversores institucionales. Esta opción permitiría a Enel enjugar una porción de su abultada deuda.

En todo caso, la retirada de Endesa servirá para optimizar la estructura financiera de Enel. Según las simulaciones realizadas, la reorganización permitiría incrementar el dividendo por acción y atemperar el pago de impuestos. Además, Endesa es una de las compañías menos endeudadas del Ibex, por lo que su financiación no sufriría una vez apeada de la cotización.

Enel, en estado delicado

El grupo público italiano vive, por el contrario, una situación financiera delicada. Por esas razones, la más que probable OPA, aunque los brókers del mercado la esperan desde hace un año, se materializará antes de diciembre. Se desbloqueará una vez resuelta la continuidad del actual consejero delegado, Fulvio Conti, cuyas opciones para pilotar el grupo otro periodo se negocian en estos momentos.

Si la exclusión avanza, el escenario de estrecheces económicas obligará a Enel a intercambiar papel con los actuales titulares de Endesa, aunque la ecuación, debido al embrionario estadio de la operación, aún ni se vislumbra. La retirada de bolsa será el último capítulo del proyecto que pretende centralizar la antigua eléctrica pública española Endesa en los cuarteles generales italianos.

La italianización del poder

Hasta ahora había gestos en esa línea. Los dueños italianos recalificaron como globales las funciones que desempeñan Endesa y sus filiales internacionales. Sin embargo, en la práctica la empresa que preside Prado ha cedido su control operativo a Enel. Otro hecho simbólico es que los resultados anuales ya se presentan en la sede del conglomerado transalpino en vez de hacerlo en España.

La realidad del día a día en Endesa se desarrolla, según varias fuentes de la siguiente manera. Conti, toma las decisiones; Prado, por su parte, las analiza y las consensúa. El desplazamiento del núcleo de decisión de la compañía viene de lejos. Concretamente de 2006. Lo acontecido en los últimos meses es que el proceso se ha acelerado.

De aquella batalla, esta exclusión

La batalla entre E.on y Gas Natural, con un elevado perfil político, acabó con Endesa en manos de Enel y, parcialmente, de la familia Entrecanales. Dos años más tarde, el grupo público italiano tomó el 25% en manos del clan constructor a cambio de los activos de la energética española en el área de renovables. Acciona, que se ha centrado en ese negocio, hoy está sometida a pérdidas millonarias y con la justicia persiguiendo la extraña adjudicación de las aguas catalanas.

La operación permitió a Enel sumar el 92% del capital tras pagar 41 euros por acción. Supuso una valoración de Endesa próxima a los 44.000 millones. La capitalización actual es 1,5 veces menor: 28.000 millones. La acción fluctúa en torno a los 26 euros. Las ganancias del título en bolsa durante el último año representan una revalorización del 58%.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad