Sede de Ericsson.

Ericsson perpetúa sus ERE en España bajo los hilos de Sagardoy

stop

La compañía trabaja en su cuarto ERE en cuatro años bajo los mandatos de la compañía que diseñó los polémicos despidos en Coca-Cola

Madrid, 01 de diciembre de 2017 (04:55 CET)

El despacho Sagardoy volverá a diseñar el Expediente de Regulación de Empleo, ERE, el cuarto en cinco años, de la multinacional tecnológica Ericsson en España.

La empresa de telecomunicaciones, que mantiene su facturación estable y que permanece en beneficios según las cuentas del Registro Mercantil, ha encontrado una manera de imputar pérdidas a la filial española en beneficio de la casa matriz para poder perpetuar los despidos que afectan a la sede española de forma casi ininterrumpida desde 2013.

Sagardoy, el despacho que elaboró el polémico plan de despidos de Coca-Cola que lastró la marca y que generó gran impacto mediático, vuelve a estar al mando del proceso para justificar el ERE y, para ello, contará con la ayuda del Itasu, la consultora que también asesora en procesos de despidos y ajustes a la siderúrgica Sidenor y al call center Konecta.

Considerado como uno de los impulsores de la reforma laboral, Sagardoy ha encabezado los despidos colectivos en Ericsson en 2013, 2015, 2016 y también del más reciente, en 2017. La filial española, comandada por el consejero delegado José Antonio López, ha informado que trabaja en la preparación de un despido colectivo que podría afectar a unos 340 trabajadores por la reducción del negocio. 

El caso de los despidos continuados en Ericsson España es único en toda Europa. A pesar de haber mantenido operaciones y contar con altos niveles de trabajo, la filial española ha perpetuado los ERE. Italia aplicó su primer despido colectivo el año pasado y Reino Unido también aplicó reducción de personal afectada, por la merma del negocio con la BBC de Londres. Alemania y Francia no han tenido reducciones de plantilla.

Despidos y contrataciones en cadena

Los trabajadores de Ericsson explican que la compañía mantiene una extraña y errática política de despidos y contrataciones consecutivas. Algunos empleados que se mantienen activos en los centros de trabajo en España habían sido despedidos en anteriores ERE y fueron reenganchados posteriormente por la empresa.

ERE edsconcertantes: la empresa mantiene en plantilla a trabajadores que había echado previamente 

“La compañía ha despedido a unos 2.400 trabajadores en los últimos 20 años. Es decir, casi la plantilla entera. Y después de todo ello, el coste laboral no baja. Conozco a muchos trabajadores en plantilla que fueron despedidos entre 2002 y 2005. Nadie sabe a ciencia cierta las razones para esta política que no tienen precedentes en ningún otro país europeo”, explica Santiago Sánchez, miembro del comité de empresa europeo de la compañía.

Ericsson explica que puede haber casos puntuales, pero asegura que no se trata de una tendencia general en la compañía. La empresa ha justificado sus últimos ERE por cambio de tendencias tecnológicas hacia el software y la virtualización de las redes, pero asegura que este ERE se hará por motivos diferentes. "En la actividad mundial, la compañía tiene beneficios, pero muy escasos", explicaron fuentes oficiales de Ericsson. 

Despidos “felices”

Sagardoy ha promovido despidos con indemnizaciones superiores a las previstas en la ley en Coca-Cola, la empresa de la chispa de la vida que se cargó varias fábricas en España incluida la de Fuenlabrada y que algunos de sus bases fueron tumbadas en los tribunales por parte de los trabajadores.

El ideólogo del plan de despidos, Iván Gayarre, declaró a este diario que, los trabajadores despedidos en aquel proceso, estaban felices de dejar de trabajar en la compañía por las altas indemnizaciones recibidas.

Pero los recursos para ir despidiendo con condiciones “alegres” parecen haber terminado y la compañía ha reducido los incentivos para los planes de salidas voluntarias, según explican los trabajadores. Ericsson justifica que España no es el único país con reducciones de plantilla. En los últimos dos ERE por motivos tecnológicos y ahora por motivos económicos. Quién sabe qué ocurrirá con Ericsson en 2018. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad