Felip Puig lanza un plan desesperado para resucitar la moto catalana

stop

Industria

El consejero de Empresa, Felip Puig, y una opción de diseño de la moto eléctrica catalana

en Barcelona, 30 de julio de 2015 (18:48 CET)

La industria catalana de la moto está con respiración asistida. De las pocas empresas que todavía fabrican en Cataluña, GasGas, está en concurso de acreedores con una deuda de 40 millones y busca un comprador para evitar el cierre. Ante este panorama, el Govern ha lanzado un plan para intentar, a la desesperada, resucitar al sector.

La consejería de Empresa y Empleo ha elaborado un estudio, que está moviendo por las empresas del motor, para conseguir que alguna, o más de una, inicien la fabricación y venta de una moto urbana eléctrica. El plan de negocio ya lo tienen hecho, ya que el informe de Felip Puig detalla desde la inversión necesaria al precio al que se vendería la moto. Hay hasta algunos diseños.

Un proyecto de país

El Govern ha anunciado este jueves que la dirección general de Industria "está impulsando la creación de un consorcio industrial para la producción e internacionalización de una motocicleta eléctrica urbana tipo scooter diseñada, producida y distribuida íntegramente por empresas de nuestro país".

Puig está moviendo el informe entre empresas del sector de la moto y empresas con capacidad industrial para llevar a puerto el proyecto, que todavía está en una primera fase, pero no ha detallado si ya han captado el interés de alguna. La idea del Govern es que sea el mundo de la empresa quien tome las riendas del proyecto, sin participación pública.

Viable

El plan de negocio demostraría como este proyecto industrial es viable. La inversión necesaria sería de 10 millones de euros y se fabricaría una moto eléctrica con una potencia equivalente a una 125 con una autonomía de 50 kilómetros. Se necesitaría una planta de 2.800 metros cuadrados, en la que trabajarían 30 personas para producir 10.000 motos al año.

La motocicleta contaría con dos motorizaciones, una de 4KW y otra de 8KW, y se vendería por 4.000 euros. El Govern cree que se podría vender tanto en Cataluña, donde el parque de motocicletas y de scooter es muy importante pero está envejecido, así como en el sur de Europa, Asia y América Latina.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad