Freixenet: hay vida más allá de las 'burbujas' navideñas

stop

GUERRA A LA MARCA BLANCA

Pedro Bonet (Freixenet), Xano Saguer (Espai Sucre), Josep Bujan (Freixenet) y Jordi Butron (Espai Sucre)

26 de junio de 2012 (20:37 CET)

“En Freixenet tenemos ocho cuvées de prestige. ¿Alguien los conoce? No, y es culpa nuestra”. Así de sinceros se mostraron los responsables de Freixenet este martes en la presentación del Malvasia 2001, el primer cava especial para postres del grupo. Igual que el resto de su gama premium, es poco conocido a pesar de que se comercializa desde 1991. Hay mucha más vida en la compañía más allá del Carta Nevada, el Cordón Negro y las burbujas navideñas, y ahora lo quieren demostrar.

El primer paso que han dado ha sido iniciar un plan de reformas de las casas familiares de Freixenet. La primera en abrir las puertas fue la mítica Casa Sala, cuna de la empresa, y ahora están a un año de terminar la rehabilitación de La Freixeneda. “La bodega ya está acabada, pero la masia es muy grande y aún hay mucho trabajo pendiente”, explica el prestigioso enólogo Josep Buján. Eso sí, estará abierta al público “mucho antes” de que terminen todas las obras.

Marca blanca

Las casas familiares son la cara que muestran a todos los visitantes, donde Freixenet saca pecho del Reserva Real, el Elyssia o el Malvasía, entre otros cavas. Y eso que en La Freixeneda se produce vino. Los responsables de la compañía comentan que tener una marca fuerte es la única baza que les queda para plantar cara a la marca blanca, que ya ocupa el 33% del mercado del cava en España y les obliga a lanzar promociones cada vez más agresivas.

Con todo, las ventas en el exterior compensan las cuentas de Freixenet. En un entorno económico muy difícil, esperan repetir los 500 millones de euros facturados el año pasado en el ejercicio presente. Ya tienen las cuentas cerradas y están a la espera del informe del auditor. De nuevo, en el balance pesarán las rebajas de precios para mantener los clientes. Sostienen el nivel de ventas, la plantilla y las hectáreas de viñedos, que ya es mucho en el contexto actual, pero con una inversión en promoción cada vez más elevada.

“Nuestro secreto es tener el mejor producto para cada gama de precios”, afirman desde el grupo. Y en breve llegarán al siglo de historia. Soplan cien velas en 2014.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad