En 2017, las matriculaciones del Honda HRV cayeron el 10,1% en España.

Honda naufraga en Europa en plena ola SUV

stop

Las ventas de Honda se despeñan en toda Europa por los precios más bajos de la competencia y la crisis del diésel. En España, la caída de la marca es del 11,2%

Barcelona, 09 de enero de 2018 (04:55 CET)

El todocaminos ha calado en el mercado europeo. El segmento SUV va al alza y los últimos estudios apuntan a que uno de cada cuatro coches vendidos en el Viejo Continente obedece a este sector. Las marcas se ponen las botas: Seat, Nissan, Volkswagen y Peugeot disparan las ventas a doble dígito. En cambio Honda, un clásico del 4x4 y el todocamino, no logra subirse a la ola y ve como la comercialización de sus vehículos se despeña.

Las cifras de matriculaciones de 2017 hechas públicas por la patronal ANFAC revelan una caída del 11,2% de la marca en el país. En un año descendieron desde las 9.468 unidades hasta las 8.407. La cifra contrasta con la subida del 7,7% del mercado español y la hunde como la única gran marca que registra un descenso abrupto. Lejos queda el recorte del 2,8% que sufre Opel y del 2,9% que padece Mini.

El agujero es todavía mayor si se tiene en cuenta que la nueva generación del Honda Civic creció al ritmo del 9,8% hasta los 2.483 coches matriculados. Mayor fue el crecimiento del pequeño de la familia, el Honda Jazz: subió el 36,7% aunque en menor volumen, 932 unidades.

En picado: el Honda CR-V cayó el 34% en 2017 y el 19% en 2016

El descenso global se explica por el descalabro del segmento de los SUV, un clásico del negocio de Honda. Cuando más de moda están, el fabricante japonés no logra rentabilizarlos. Con más de 15 años en el mercado, el CR-V cayó el 34% hasta las 2.418 unidades. El descenso se une al ya registrado en 2016, cuando fue del 19%.

Su hermano pequeño, el HR-V, también bajó a doble dígito: el 10,1% hasta los 2.573.

El descenso se expande por toda Europa. A pesar de no desglosar los datos, la European Automobile Manufacturers Association (ACEA) señala que, hasta noviembre, la caída en la Unión Europea era del 11,6%, de 141.926 matriculaciones a 125.486. También es la única gran marca que cae a esta velocidad.

Un portavoz de la marca explica que la recesión obedeció a la caída de la demanda de las versiones diésel, uno de los sellos de Honda. "En la gama CR-V contamos con una única motorización de gasolina", señala. "De contabilizar sólo las ventas de la marca en el segmento SUV de gasolina, el crecimiento sería del 31%", añade.

"Además, un modelo como el HR-V quintuplicó sus ventas del 2015 al 2016, por lo que es entendible que no haya mantenido el mismo ritmo de ventas teniendo en cuenta la llegada de nuevos actores al segmento", zanja.

El problema de Honda: los precios de la competencia son mejores

Fuentes del sector explican a Economía Digital que la compañía asiática está superada por la pujanza de la competencia. “A pesar de que Honda fabrica buenos coches, los precios de los rivales son mucho más competitivos”, justifican. Y auguran: “si no mejoran la política de promoción, pueden pasarlo mal cuando el mercado deje de crecer”. En 2018 ya se espera que bajen las revoluciones.

Desde Honda discrepan. "Nuestros precio están justificados por la calidad de nuestros productos y la gran cantidad de extras que incorporan nuestros modelos desde las versiones básicas", sostienen.

Por el momento, todavía superan las 7.821 unidades puestas en circulación en 2015. Las mismas voces apuntan a que el vehículo podría ser excesivamente grande para el gusto del consumidor europeo. El tercer ingrediente es la falta de novedades del CR-V, que disemina su nueva generación por Asia y Estados Unidos pero todavía no la comercializa en Europa, donde llegará a lo largo de este 2018 tanto en versión gasolina como en formato híbrido.

La competencia vende más

Y mientras Honda se lame las heridas, el resto de grandes marcas celebra una orgía de ventas, en muchos casos superior al doble dígito. El líder del mercado fue Nissan con el Qashqai, con 28.752 coches matriculados (+14,1%). Le siguieron el Hyundai Tucson (20.197 unidades y +4%) y el Seat Ateca (17.632 unidades y + 225% al ser el primer año completo que se comercializa).

El cuarto modelo fue el Kia Sportage, con 16.841 vehículos y un descenso del 1,4%. El resto de fabricantes de renombre se anotaron incrementos: el Volkswagen Tiguan subió el 34,7% hasta los 16.268 automóviles, el Ford Kuga se elevó el 23,2% hasta los 11.708, el Renault Kadjar se mantuvo (+0,7%) en los 13.065 coches y el Peugeot 3008 escaló el 48,1% hasta las 15.521 unidades.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad