HP reivindica la fuerte inversión en Catalunya en la antesala al contrato de las TIC

stop

La firma tecnológica presume de los 50 millones anuales que destina a la sede de Sant Cugat, su mayor centro de investigación en Europa

Una de las impresoras industriales de HP en el centro de Sant Cugat

14 de junio de 2012 (19:48 CET)

A pocas semanas de que la Generalitat reparta el apetitoso pastel de 2.300 millones de euros de su contrato TIC, las firmas que suenan con más fuerza para quedarse con importantes porciones --Hewlett Packard, Indra, T-Systems y Telefónica-- refuerzan su apuesta por Catalunya.

La última en sacar pecho ha sido HP con la inversión millonaria que cada año recae en la sede de Sant Cugat (Barcelona). La multinacional norteamericana separa 50 millones de su presupuesto para las instalaciones catalanas que han crecido de forma considerable en los últimos 25 años. “De los 30 empleados que trabajaban en los comienzos hemos pasado a más de 2.600”, explica orgulloso el director general del negocio de artes gráficas, Manel Martínez.

Sin embargo, la regulación laboral anunciada por la matriz del grupo en 2014 podría afectar a parte de esta plantilla. Los despidos se calculan en 27.000 puestos de trabajo a nivel mundial con el fin de disminuir gastos y mejorar las cifras anuales. HP cerró el pasado ejercicio con un beneficio neto de 5.279 millones de euros, el 19,2% menos que un año antes

Cuna de la innovación


La sede tiene 39.000 metros cuadrados de superficie. Al puro estilo de un campus universitario, cuenta con grandes zonas verdes, salas de trabajo, y una espacio reservado para la más novedosa maquinaria de impresión industrial. El objetivo es “el liderazgo y convertir Sant Cugat en un centro de referencia de la compañía”, asegura Martínez.

La sede catalana quiere sacar a relucir el peso que tiene el grupo en la región, demostrando su gran capacidad innovadora “con más de cinco millones de inversión sólo para el área de Europa, Oriente Medio y África (EMEA) y 100 innovaciones al año, dos por semana", detalla Martínez.

Financiación

“Nuestras impresoras pueden costar de 1.000 euros a cuatro millones de euros”, añade el directivo. Esto significa fuertes inversiones en un contexto económico complicado en el que las empresas optan por recortar gastos.

Sin embargo, desde HP insisten en que a largo plazo existe un ahorro importante “no tanto económico pero si en valor” y ponen de manifiesto que sus grandes máquinas pueden ser utilizadas por una persona, lo que se traduce en menos manos de obra. Asimismo, la firma dispone de una línea de financiación propia que facilita a los clientes potenciales adquirir la última tecnología de impresión.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad