Un avión de Norwegian.

IAG se lanza a por Norwegian

stop

El grupo IAG adquiere el 4,6% de Norwegian y avisa que irá a por el 100% de la aerolínea escandinava

Barcelona, 12 de abril de 2018 (11:52 CET)

Bjorn Kjos se sale con la suya. El presidente de Norwegian tuvo en su mente vender la aerolínea desde sus albores, y los hombres de International Airlines Group aparecen en su ayuda. El dueño de British Airways, Iberia y Vueling adquirió esta semana el 4,61% de la compañía y lanzó un aviso: nos interesa hacernos con la totalidad.

Este jueves, en una nota enviada a los reguladores bursátiles, el conglomerado aéreo dirigido por Willie Walsh reconoció que la primera inversión es un paso "para iniciar conversaciones con Norwegian, incluyendo la posibilidad de formular una oferta de adquisición sobre el 100%.

No obstante, "las conversaciones todavía no han tenido lugar", dijo, y añadió que la compañía "no ha tomado ninguna decisión sobre la formulación de una oferta de adquisición en este momento".

Norwegian recién se entera

Norwegian comunicó que "no tenía conocimiento previo" de la adquisición antes de que ésta fuera comunicada por IAG. Además la aerolínea aseguró que no había mantenido conversaciones con el grupo aéreo antes de que se produzca la compra.

La empresa no revela públicamente si esta adquisición estaba en sus planes. En un comunicado, agregó que el interés de IAG es una evidencia de "la sostenibilidad y el potencial de nuestro modelo de negocio y de nuestro crecimiento global".

Competidor en el Atlántico

Norwegian es un duro competidor de IAG con sus vuelos de largo radio en el Atlántico. Sus conexiones a EEUU, Canadá y Sudamérica han sido respondidas por el consorcio con la creación de Level.

La aerolínea escandinava ha motorizado su rápida expansión con un endeudamiento que supera los 2.670 millones de euros.

Problemas financieros

Pero el modelo de negocio no termina de despegar: se espera que las pérdidas se encuentren en el orden de los 273 millones de euros, un 44% más que el primer trimestre del año pasado.

Para evitar que las deudas la lleven a un punto de colapso, recibió una ampliación de capital de 137 millones de euros 

La compañía cuenta con un pedido de 250 aeronaves, y termina de ajustar su expansión en Canadá y Argentina, donde la puesta en marcha de las aerolíneas domésticas se retrasará hasta octubre por problemas con los motores de los Boeing 737 MAX.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad