Iberdrola cierra el grifo inversor en España tras la reforma energética de Rajoy

stop

Sánchez Galán invertirá sólo en Reino Unido, EEUU y México, países con “una regulación predecible y estable”, y atribuye la caída de beneficios a las modificaciones legales llevadas a cabo en España

El presidente de Iberdrola, Igancio Sánchez Galán, en Londres

19 de febrero de 2014 (12:43 CET)

El presidente del Gobierno espanta la inversión en España con su ministro de Industria como persona interpuesta. Es la conclusión que se extrae, sin ánimo de generalizar, del plan bienal que Iberdrola ha presentado en Londres. El presidente de la compañía no combate esas impresiones.

La energética tiene 9.600 millones de euros disponibles pero no dedicará ni uno solo al crecimiento del negocio español, que sólo mantendrá. El foco está puesto en Reino Unido, Estados Unidos (EEUU) y México, todos ellos “países con una regulación predecible y estable”, ha dicho Ignacio Sánchez Galán en un encuentro con periodistas.

Cansancio de la política

Y es que Iberdrola parece estar harta de las modificaciones legales llevadas a cabo en España por el Ejecutivo del Partido Popular. Galán asegura que la caída del 7% en los beneficios del grupo se debe exclusivamente a las decisiones políticas.

El pasado año ha estado marcado por el aumento de los impuestos ( 33%), habiendo pagado 1.044 millones sólo en España, donde esa partida se ha duplicado. “Las tasas que pagamos son mayores que los costes de personal que tenemos”.

El impacto de la reforma

El beneficio neto ha sido de 2.572 millones y la empresa entregará 0,27 euros por acción en concepto de dividendo. “Ha sido un año complejo, con muchas modificaciones normativas”, se lamenta el ingeniero salmantino. El impacto económico de la reforma energética ha sido de 800 millones; este año será de 1.400 millones.

Por tanto, en España la inversión se reduce notablemente. En tres años se dedicarán 1.500 millones a tareas de mantenimiento. “En España, desde 2001, hemos invertido 22.000 millones en redes, en generación, en energía renovables... Nuestra apuesta por España es indiscutible”. “Soy un español convencido y ejerzo como tal”.

Relaciones con el Gobierno

¿Dónde está el problema? “Los beneficios son ahora menores que cuando llegué [2001] y eso es difícilmente explicable a los accionistas. Parece que en este momento, incluso, los propios reguladores dicen que sobra inversión”. “Si no hace falta, no vamos a hacerlo”, ha dicho con cierto tono sarcástico en una clara crítica a la política energética de Rajoy.

Sin embargo, “las relaciones con el Gobierno son cordiales”. Pero yo paso más del 90% del tiempo fuera, así que me relaciono más con los gobiernos de Reino Unido, México o Estados Unidos”. Iberdrola mantiene los cauces abiertos con el Ejecutivo a través del segundo escalafón del organigrama. Con el ministerio habla el director general del grupo.

Beneficio al alza con el nuevo plan

Sin cortapisas, Galán admite que Iberdrola “se siente más británica, mexicana o estadounidense que española”. Lo es por la presencia de nuevos accionistas y por la internacionalización del propio negocio. En los próximos años esa diversificación se ampliará. Con la expansión, la energética nacida en el Duero prevé que el beneficio neto del grupo crezca a un ritmo del 4% durante el próximo trienio.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad