Inditex amenaza a los dueños de Blanco

stop

La multinacional con sede en Arteixo advierte a Alhokair de que planea cambiar de socio en Arabia Saudí si no reconduce la crisis de Blanco

Jordi Velert

El presidente del Grupo Inditex, Pablo Isla (c), el vicepresidente, José Arnau (i), y el secretario general, Antonio Abril (d), en la última junta de accionistas. EFE/Kiko Delgado
El presidente del Grupo Inditex, Pablo Isla (c), el vicepresidente, José Arnau (i), y el secretario general, Antonio Abril (d), en la última junta de accionistas. EFE/Kiko Delgado

Barcelona, 18 de noviembre de 2016 (06:00 CET)

Inditex ve con preocupación la crisis de Blanco. El gigante de la moda española tiene en Arabia Saudí 158 tiendas y el 74% son franquicias gestionadas por Alhokair, el grupo empresarial al que los trabajadores culpan de haber llevado a la quiebra a Blanco.

Ante la situación límite de la compañía fundada por Bernardo Blanco, la multinacional gallega toma cartas en el asunto y amenaza a su socio árabe con arrebatarle su división en la monarquía de los Saud. Según ha podido saber Economía Digital, el toque de atención se ha producido esta semana en una reunión en Arteixo (A Coruña) de directivos de Inditex con sus homólogos de Alhokair.

La compañía pilotada por Pablo Isla tiene en Arabia Saudí 33 tiendas de Zara, 30 de Bershka, 17 de Oysho, 13 de Pull & Bear, seis de Zara Home y tres de Uterqüe. La perspectiva de perder este negocio representa un elemento de presión de primer orden para Alhokair.

El principal beneficiario si Inditex prescinde de Alhokair podría ser Azadea, que ya gestiona las franquicias saudíes de Stradivarius. El grupo posee tiendas de Zara, Pull & Bear, Bershka y Stradivarius en países como Egipto, Líbano, Kuwait o Qatar.

Desorganización y pagos retrasados

La multinacional fundada por Amancio Ortega, a preguntas de este medio, "no confirma ni desmiente" la información por entender que afecta a otra empresa no vinculada accionarialmente a Inditex.

Fuentes del sector aseguran que los problemas de Alhokair se resumen en "desorganización y retrasos en los pagos de mercancías". Tras comprar Blanco en 2014 por 40 millones de euros, el grupo saudí desarrolló una gestión "negligente", según afirman directivos de la enseña, que llegó a codearse con Inditex y Mango.

"Alhokair pagaba tarde y mal los reportes de venta de las franquicias", señalan las mismas fuentes.

La cadena de moda Blanco ya no pertenece a Alhokair sino al fondo dubaití AC Modus, pero el principal inversor de este fondo es Fawaz Abdulaziz Al Hokair, presidente de la compañía aliada de Inditex en Arabia Saudí. El traspaso se produjo en junio por 83 millones de euros. Tras la llegada del nuevo inversor empezó a escasear género ante los impagos a proveedores y en las últimas semanas se han ejecutado desahucios en catorce tiendas.

Concurso de acreedores en Blanco

Este jueves AC Modus llevó a Blanco a un concurso voluntario de acreedores tras sondear el mercado sin éxito en busca de un inversor. "Después de una exhaustiva revisión del modelo y del plan de negocio de Blanco, diseñada para generar beneficios tanto en España como en Portugal, ambas divisiones continúan sin hacerlo", asegura el fondo.

Por su parte, el resultado de Alhokair tras desinvertir en Blanco no es boyante. El grupo ganó en el segundo trimestre 14 millones de euros, un 81% menos que un año antes, según informó Modaes.es. Entre las causas del declive destaca la caída de las ventas de las franquicias, indican fuentes del sector.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad