Inditex pasa de puntillas por el caso de abusos de Brasil

stop

INSPECCIÓN LABORAL

Estefania Oliver

Pablo Isla (i), nuevo presidente de Inditex, con el fundador del emporio textil, Amancio Ortega (d)
Pablo Isla (i), nuevo presidente de Inditex, con el fundador del emporio textil, Amancio Ortega (d)

18 de agosto de 2011 (12:56 CET)

Zara, la principal marca de la compañía textil española Inditex, elude responsabilidades ante la situación irregular que presentaban dos talleres de uno de sus mayores proveedores brasileños. La firma señala como único y principal responsable al proveedor y le exige respuestas inmediatas que subsanen las pésimas condiciones laborales en las que tenía a sus trabajadores.

El pasado 26 de julio, la Superintendencia Regional de Trabajo de Brasil rescató a 15 empleados de dos talleres que trabajaban para un proveedor que suministra el 90% de la producción del grupo textil español. Estos establecimientos no cumplían con las normas básicas de sanidad y seguridad laboral de sus empleados, obligándoles a trabajar más de doce horas diarias y bajo vigiliancia permanente, según ha confirmado el Gobierno brasileño.

Esta inspección no es la primera que pone en el punto de mira a la firma española que preside Pablo Isla. En junio, la Superintendencia encontró a 52 bolivianos que trabajaban "en condiciones análogas a la esclavitud" en firmas proveedoras de Zara.

Exigiendo responsabilidades


Por todo ello, el Ministerio de Trabajo de Brasil entiende que a pesar de que los talleres son subcontratados la responsabilidad es de la multinacional española. Sin embargo, Zara rechaza su culpabilidad ante las 52 actas presentadas y exige al proveedor que de la cara y se enfrente a esta investigación.

Inditex subraya que esta actuación “vulnera los derechos laborales porque atenta contra su código de conducta para fabricantes y talleres externos que deben cumplir de manera obligatoria todos los proveedores, directos o subcontratados”.

La compañía fundada por Amancio Ortega ha señalado que desconocía la situación irregular de los trabajadores y que por tanto el proveedor asumirá la totalidad de las compensaciones económicas según establezca la ley brasileña y corregirá las condiciones laborales actuales.

Enmendar los daños


Por su parte, Inditex ha asegurado que reforzará la revisión del sistema de producción tanto de este proveedor como del resto de empresas del grupo en Brasil, para garantizar que no vuelva a producirse un caso como éste.

La compañía cuenta en este país con cerca de 50 proveedores estables, que suman más de 7.000 trabajadores en su conjunto.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad