Israel, territorio emprendedor

stop

Oren Simanian, mentor de emprendedores en Tel-Aviv, detalla las fortalezas del segundo foco de creación del mundo

Oren Simanian, fundador y CEO de StarTau

22 de septiembre de 2013 (19:17 CET)

“Somos un país pequeño en un área aislada. Siempre pensamos en global porque no podemos ir a pedir leche al vecino”. Éste es el principal punto fuerte de Israel para ser el segundo polo de emprendimiento del mundo, según el fundador y consejero delegado de StarTau, el centro de emprendimiento de la universidad de Tel-Aviv, Oren Simanian. Sólo supera al Estado creado en 1947 Silicon Valley (EEUU), cuna de las nuevas tecnologías informáticas.

Simanian ha estado en Barcelona para compartir su experiencia con nuevos proyectos empresariales en el foro Emprendedor XXI, una iniciativa impulsada por La Caixa. Asegura que la idiosincracia del país propicia su gran potencial en la creación de talento. “Israel es tremendamente multicultural, todo lo que se busca está allí”.

Formación

La escuela tiene un papel básico en el desarrollo del espíritu emprendedor. Se forma con el foco puesto en la importancia de crear soluciones a los problemas con los que lidia el Estado a diario. “Tenemos el desierto al lado, necesitamos tecnología que nos ayude a vivir”.

La zona sur (dominada por el Néguev) se ha especializado en el campo de la agricultura y allí nacen gran parte de las innovaciones del sector en todo el mundo, por ejemplo. Igual que en la búsqueda de agua potable o para hacer apto el líquido para el consumo humano.

Fuerzas armadas

El mentor de emprendedores en la universidad de Tel-Aviv reconoce que de las fuerzas armadas han nacido grandes innovaciones en el campo de la seguridad civil. Aquí también compiten con Estados Unidos.

Silicon Valley está enfocado a la tecnología informática y todo el ecosistema que se mueve a su alrededor, con la movilidad en una posición destacada. Simanian reconoce que este sector también tiene una importancia destacada en Israel (como en el resto del mundo) pero señala la fortaleza que presentan en campos como la biotecnología (comercializan muchas patentes); la neurocirurgía; o el juego on line.

Colaboración público-privada

La tríade academia-gobierno-sector privado es, de nuevo, un factor clave en el país. En todos los niveles. No se limita a las primeras fases de la creación de un negocio. Existe una red de apoyo (económico y de mentores) para evitar que los proyectos fracasen por falta de inversión o confianza de un tercero.

“También es muy importante tener claro que el fracaso es parte del aprendizaje”, añade. La gran asignatura pendiente en nuestro país, según su análisis.

Barcelona, ¿potencial emprendedor desperdiciado?

Simanian asegura que la marca Barcelona es fuerte y se ha hecho un hueco en el mundo. “Existe un gran potencial, ahora sólo falta la habilidad para convertirlo en liderazgo”.

El camino pasa por más comunicación entre las administraciones públicas, la universidad y el sector privado, afirma. Un punto de partida para lanzar estrategias conjuntas que hagan despuntar la ciudad (y su ámbito de influencia) en sectores potencialmente fuertes.

Dos en especial, según el mentor de Tel-Aviv: la movilidad, con la capital del móvil como tractor, y el turismo. “Y todo el mundo debe trabajar de la mano”, sentencia. Si no, el éxito es complicado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad