Josep Lluís Bonet (Freixenet): “España y Catalunya se necesitan”

stop

El presidente de la multinacional del cava apela al diálogo para acercar posturas y descarta la independencia

Redacción

José Luis Bonet (tercero por la izquierda), Pedro Ferrer (cuarto), José Ferrer (quinto) y Enrique Hevia (sexto), con otros miembros de la familia
José Luis Bonet (tercero por la izquierda), Pedro Ferrer (cuarto), José Ferrer (quinto) y Enrique Hevia (sexto), con otros miembros de la familia

01 de diciembre de 2012 (13:40 CET)

El presidente de Freixenet, Josep Lluís Bonet, descarta una posible independencia catalana. "España y Catalunya se necesitan el uno al otro. Lo que sí creo es que hablando se entiende la gente", afirma el empresario en una entrevista a la revista Capital recogida por Europa Press.

Bonet ha puntualiza que, antes de hablar de la posible separación de Catalunya, "hay que ver cuál es la expresión libre del pueblo catalán y también del pueblo español".

Freixenet, en Catalunya

A diferencia de otras multinacionales, Freixenet asegura que su futuro está ligado a la comarca de Sant Sadurní d'Anoia (Barcelona).

El presidente de honor del grupo vinícola, José Ferrer, ha rechazado abiertamente esta posibilidad: "Eso es muy difícil. Las cavas, las raíces, están aquí. ¿Qué ventajas tendría poner la sede en otra ciudad?".

¿Nuevo boicot? No, marca España


Freixenet fue una de las compañías que sufrió el boicot del cava de 2004. Los expertos del sector calculan que, siete años más tarde, aún no han recuperado el 10% de las ventas por el rechazo de ciertos consumidores, que dan por perdidos. El órdago independentista liderado por el presidente Artur Mas (CiU) hizo temer lo peor, pero los directivos de Freixenet niegan que les haya afectado con la campaña de Navidad, la más importante del año, a la vuelta de la esquina.

Bonet asegura que la caída de ventas se debe a las dificultades de la marca España, en horas bajas a nivel internacional por la situación del sistema financiero. Afirma que salen millones de botellas de sus cavas catalanas, “esto supone que el mundo nos aprecia, y eso mismo se puede decir de muchos productos y servicios españoles".

Más cuidado de la clase política


Ferrer ha exigido responsabilidad a la clase política: “Ahora mismo Catalunya es una muestra clara de que se están sembrando vientos que pueden afectar a los empresarios".

"Pero no solo los políticos. Lo que haría falta es mucho espíritu constructivo y saber que las alianzas son fundamentales porque la unión hace la fuerza", ha matizado Bonet en la entrevista.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad