Julio Ariza engorda su deuda con Hacienda

stop

El grupo de comunicación Intereconomía debe 11,1 millones de euros, casi un millón más que hace seis meses

Julio Ariza, presidente de Intereconomía.

Barcelona, 01 de julio de 2016 (01:00 CET)

Suma y sigue. El dueño del grupo de comunicación Intereconomía, Julio Ariza, continúa aumentando su deuda con Hacienda. 

Dos de sus empresas, Intereconomía Corporación, que es la matriz del grupo, adeuda 8 millones de euros e Intereconomía TV, que gestiona su cadena de televisión, otros 3,1 millones de euros. En total, Hacienda reclama a estas dos sociedades de Julio Ariza más de 11,1 millones de euros.

En la anterior lista de morosos fiscales, a fecha 31 de julio del año pasado, estas dos empresas debían 10,2 millones de euros. En la última lista, a fecha 31 de diciembre, el importe ha aumentado en más de 900.000 euros en tan solo seis meses.

Las dos sociedades se encuentran en concurso de acreedores

Tanto Intereconomía Corporación como Intereconomía TV se encuentran desde hace un año en concurso de acreedores. Precisamente, ayer estaba convocada una junta general ordinaria de accionistas de Intereconomía Corporación en la que Julio Ariza debía informar de la situación de la empresa.

Pese a que estas dos sociedades continúan en concurso de acreedores y con una deuda creciente con Hacienda, el grupo sigue operando. Julio Ariza figura en una quincena de sociedades que mantienen con vida a Intereconomía.

Julio Ariza, nacido en Navarra, formado en Cataluña y residente en la actualidad en Madrid, entró en el negocio de los medios en 1997 con la compra de Radio Intereconomía. Con anterioridad, durante años fue diputado del PP en el parlamento catalán a las órdenes de Alejo Vidal Quadras. Fue su mano derecha. 

Como diputado del PP, Ariza se centró en tres enemigos: Jordi Pujol, el nacionalismo catalán y las clínicas abortistas. Supuso un puntal del PP catalán en sus mejores momentos. A partir de 1996, sin embargo, con el pacto del Majestic, cuando CiU apoyó la investidura de José María Aznar, el núcleo duro de Vidal-Quadras cayó en desgracia, tras la petición expresa de Pujol. El propio Vidal-Quadras fue destituido al frente del PP.  

También salen las editoras de los extintos diarios Avui y Público

En la lista aparecen otros medidos de comunicación. Pese a su disolución hace más de una década, Premsa Catalana, la editora del diario Avui, sigue figurando como morosa fiscal con una deuda de 14,7 millones de euros. Se trata del mismo importe que constaba en la lista anterior y que, probablemente, aparecerá en la del próximo año si no la eliminan de la relación. La empresa no existe.

Otro caso similar es el de Mediapubli Sociedad de Publicaciones y Ediciones, la editora del extinto diario Público, lanzado por Jaume Roures, que todavía adeuda 1,6 millones de euros.

Entre los diez principales deudores fiscales tan solo se encuentra una empresa radicada en Cataluña, Petro Nova Oil, con 82 millones de euros, aunque aparecen centenares de sociedades y particulares catalanas.

Las patrimoniales de Romà Sanahuja deben más de 30 millones de euros

En la relación de morosos aparecen dos empresas patrimoniales de la familia de Romà Sanahuja: Sacresa Terrenos de Promoción, 14,6 millones, y Sanahuja Escofet, otros 16, 1 millones. En total, Hacienda reclama al empresario barcelonés, que llegó a ser en su momento el hombre fuerte de Metrovacesa, más de 30 millones de euros.

Por lo que se refiere al capítulo de catalanes, continúan apareciendo el grupo inmobiliario gerundense Akaswayu, con 16,1 millones de euros; Club Bàsquet Girona, 10,1; Laurenfilm, 8,1 millones; Fotoprix, 5,9; Hospital General de Cataluña, 1,6; o Grand Tibidabo, 2,5. Javier de la Rosa fue condenado en 2008 a tres años de cárcel por la descapitalización de esta última empresa.

A título personal, el catalán al que Hacienda reclama un importe más elevado es Eudald Domènech, considerado uno de los pioneros de Internet en España, fundador de Servicom, que adeuda 6,1 millones según el listado del ministro Cristóbal Montoro.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad