La comida rápida de Vips y Ginos engorda los números rojos del grupo

stop

La cadena, con 400 restaurantes, no logra hacer rentables las hamburguesas y sándwiches

Terraza de un restaurante Vips.

Madrid , 27 de agosto de 2016 (01:00 CET)

Las hamburguesas, y los club Vips, sus célebres sándwiches de varios pisos, siguen dando pérdidas a pesar de la profunda reestructuración que afronta la compañía con un fuerte endeudamiento bancario.

El grupo Vips, un conglomerado de adenas que ronda los 400 restaurantes en España y Portugal, no ha podido recomponer la buena marcha de sus restaurantes más emblemáticos: Vips y Ginos. La oferta de hamburguesas y sándwiches en locales que ofrecen producto a coste muy reducido no parece ser la mejor opción para disparar el crecimiento en ventas y beneficios que el grupo necesita para hacer frente al alto endeudamiento bancario, principalmente con BBVA, Santander, Sabadell y Popular.

La distorsión del café

El grupo Vips se ahoga en deudas desde el inicio de la crisis. El resultado de las operaciones ha sido negativo en los últimos ejercicios y la cadena se ha visto obligada a acometer una profunda reestructuración. Este año, la suma de todas las empresas de Vips han logrado un resultado positivo consolidado.

Es la primera vez que el grupo de Plácido Arango logra resultados positivos en los últimos cuatro ejercicios. Pero la buena marcha del grupo parece estar distorsionada si se observa con detalle el comportamiento de las cadenas de forma individual.

Los excelentes resultados de Starbucks ha maquillado los malos números que arrastan Vips y Ginos. El conjunto empresarial declaró 1,5 millones de beneficios el año pasado pero, de no haber sido por los buenos resultados de Starbucks, todas las enseñas de la cadena arrojarían pérdidas por 1,7 millones de euros al año. 

A pesar del cierre de una buena cantidad de establecimientos (sólo en 2015 se cerraron 13 establecimientos que arrojaban pérdidas), la empresa no ha logrado contener la hemorragia financiera ocasionada por el negocio de hamburguesas que tanto éxito tuvo en la España de los años 80.

Entonces la comida rápida estadounidense no dejaba de ser una novedad y también una modernidad. Las tiendas abiertas con un amplísimo horario fue un importante impulso al modelo creado por un emigrante asturiano que hizo fortuna en México y que luego regresó para expandir una oferta culinaria poco explotada en España.

Crecimiento con marcas extranjeras

Pero la proliferación de cadenas de hamburguesas, cadenas low-cost incluidas, han hecho de Vips una marca desencajada.

Ahora, la novedad también llega de la mano de otro concepto estadounidense y es Starbucks la que salva al grupo. La cúpula de la compañía asegura que continuará con la depuración de las operaciones hasta que las operaciones de Vips y Ginos vuelvan a ser rentables. Y para ello la apuesta siguen siendo las nuevas marcas.

El grupo incorporará el próximo año a su grupo de enseñas los restaurantes Wagamama, creados en Reino Unido con una oferta gastronómica asiática. Anteriormente ya lo había intentado con otros restaurantes como Bodegón, Teatriz, Manzoni y Paparazzi pero no hubo suerte y también debieron cerrar. 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad