La extraña pareja que relevará al 'independentista' Álvarez al frente de la UGT catalana

stop

El ex dirigente de las juventudes de ERC, Camil Ros, da un paso al frente y se postula para dirigir la organización, aunque hará tándem con el líder sindical de Seat Matías Carnero

Xavier Alegret

Matías Carnero y Camil Ros, los últimos por la derecha, al lado de ex secretario general de la UGT de Catalunya, Josep Maria Álvarez / UGT
Matías Carnero y Camil Ros, los últimos por la derecha, al lado de ex secretario general de la UGT de Catalunya, Josep Maria Álvarez / UGT

Barcelona, 28 de febrero de 2016 (01:00 CET)

El histórico líder de la UGT de Cataluña, Josep Maria Álvarez, ha presentado este viernes su candidatura oficial para sustituir a Cándido Méndez al frente del sindicato a nivel nacional, aunque lo hace con polémica, denunciado por ser, supuestamente, independentista. Su salto a Madrid implica que dejará la secretaría general catalana después de 26 años. El congreso que elegirá a su sucesor se celebrará entre el 6 y el 8 de abril y, por fin, parece que hay candidato.

Quien ha dado el paso al frente ha sido Camil Ros, secretario de política sindical de la UGT catalana desde 2009. Era el favorito en todas las quinielas, después de que el presidente del comité de empresa de Seat, Matías Carnero, expresara su deseo de continuar en el fabricante de coches de Martorell… aunque a medias.

Ros siempre se ha mostrado "a disposición" del sindicato pero ha sido esta semana cuando ha dado el paso definitivo, al mostrarse "dispuesto a encabezar" la candidatura oficial "si hay consenso", según explicó en una entrevista a la Cadena Ser. Álvarez ha pilotado su marcha buscando siempre el consenso, y nadie en la cúpula del sindicato se plantea un congreso con dos candidaturas.  

Un nuevo cargo  

El probable candidato no ha hablado todavía de nombres. "Empezaremos a hablar y a sumar con el resto de nombres. Somos una organización ejemplar en la gestión de la pluralidad", afirmó Ros en dicha entrevista. Sin embargo, se da por hecho en la UGT que los otros nombres que le acompañaban en la quiniela lo harán también en la cúpula del sindicato. Y uno en especial.
 
Es el de Matías Carnero. El líder sindical de Seat era el candidato deseado por Álvarez. Él le empujó hace ya cuatro años, y le situó como su secretario general adjunto. Pero la imposibilidad de compatibilizar el día a día del sindicato con su labor de líder sindical de Seat llevó Carnero a renunciar a ser candidato a la secretaría general. Pero no era un adiós.  

Álvarez planteó entonces que se cree una presidencia del partido, un cargo no ejecutivo, o con menos atribuciones que la secretaria general, pero con visibilidad. Este cargo le va como anillo al dedo a Carnero, ya que le permitirá compatibilizar sus labores en Martorell con un puesto destacado en la UGT, como ya hace ahora. Y de paso, el sindicato consigue un equilibrio de perfiles que le garantiza el consenso.  

Críticas por el auge independentista

Cuando Carnero dio el paso atrás, Camil Ros y Laura Pelay, secretaria de Estado del Bienestar y Trabajo y portavoz de la UGT catalana, se quedaron solos en la carrera. Pero el perfil independentista de ambos levantó algunas voces críticas, por lo que la idea de un tándem de presidente y secretario general podía ser la solución.

Y nadie mejor que Carnero para completar el tándem, para convencer a las bases más clásicas de la industria. Pelay también tendrá un papel importante en el secretariado del sindicato que salga del congreso de abril.
 
Dos perfiles muy diferentes

Ros y Carnero son dos perfiles muy distintos. Uno procedente de la política y el otro del metal, el sector sindicalista por antonomasia. Uno con experiencia en la gestión de la política sindical y el otro en la lucha en la empresa. Uno independentista y el otro que ni siquiera habla catalán en público. Las dos caras del sindicalismo actual en una sola candidatura para convencer a todas las bases.  

Camil Ros (1972)  se inició en el sindicalismo en 1996 como cofundador de Avalot, los jóvenes de la UGT de Catalunya, en paralelo a su militancia política en las JERC, las juventudes de Esquerra Republicana. Entre 1998 y 2008 fue el máximo responsable del sindicato en Girona, donde formó a Dolors Bassa, que le sucedió y que ahora es consellera de Treball, Afers Socials i Família de la Generalitat.  

Matías Carnero (1968), empezó a trabajar como operario en Seat muy joven, en 1987, y pronto se interesó por la actividad sindical. En 1990 entró en el comité de empresa de la marca como delegado y en 2003 fue elegido secretario general, cargo que ha mantenido, arrasando en las últimas elecciones. En 2009 entró en el secretariado nacional de la UGT catalana y desde 2013 es secretario general adjunto.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad