La facturación de Grífols aumenta el 8,5%

stop

Cierra el ejercicio de 2010 con una cifra de negocio de 990,7 millones de euros

24 de febrero de 2011 (15:52 CET)

La multinacional catalana Grífols ha cerrado el ejercicio 2010 con una cifra de negocio de 990,7 millones de euros, lo que representa un crecimiento del 8,5%. La actividad recurrente del grupo, que excluye Raw Materials, incrementó el 10,7% y la facturación conjunta se situó en 985,9 millones de euros.

Una de las preocupaciones del grupo era la repercusión del impacto del dólar frente al euro, que se ha neutralizado durante el año gracias a la cobertura y a la diversificación geográfica de las ventas. Los efectos monetarios han favorecido moderadamente la facturación, compensando el incremento del coste del plasma y minimizando el riesgo divisa.

En este sentido, la expansión internacional se ha mantenido en el ejercicio beneficiando las ventas y contribuyendo a la positiva evolución de todas las divisiones. Los ingresos de Bioscience aumentaron el 11,3% hasta los 773,4 millones de euros. El crecimiento del volumen de ventas de hemoderivados ha sido el principal motor de la división en un entorno desfavorable de precios. En cuanto a Diagnostic, aumentó el 5,8% y los ingresos se han situado en 109,1 millones de euros, de los que el 70% se generaron en mercados internacionales. Las áreas de Banco de Sangre, Hemostasia y Nuevas Tecnologías experimentaron los crecimientos más significativos, con aumentos del 17,2%, el 18,4% y el 9,6% respectivamente.

Finalmente, las ventas en la división Hospital alcanzaron 89,6 millones de euros, mostrando un crecimiento del 3,7% en relación con 2009.

Margen bruto

La política de contención de gastos se ha mantenido a lo largo del ejercicio, si bien los efectos negativos de los mayores costes de materia prima (plasma) y la escasa contribución del factor precio sobre la evolución de los ingresos, han impactado directamente en el margen bruto y en el Ebitda, el resultado bruto de explotación antes de intereses.

El margen bruto se ha situado en el 46,6% sobre ventas, mostrando una reducción de 210 p.b. mientras que, en términos recurrentes, el resultado bruto de explotación aumentó el 2,4% hasta 272,5 millones de euros, que representa el 27,5% sobre ventas frente al 29,1% del año anterior. Teniendo en cuenta los costes de transacción inherentes a la propuesta de compra de Talecris, el Ebitda ascendería a 255,5 millones de euros. Supondría un descenso del 4,0% en relación con el Ebitda de 2009 y un margen del 25,8% sobre ventas.

Beneficio neto

El resultado financiero aumentó en el ejercicio hasta 51 millones de euros, mermando el beneficio neto del grupo. Este mayor incremento es consecuencia de los recursos captados con la emisión de bonos en 2009 y de una pérdida no realizada relacionada con unos contratos de futuros cuyo subyacente son acciones de Grifols.

Así, el beneficio neto recurrente de Grifols en 2010 decreció un 13,7% hasta 127,7 millones de euros, que representa el 12,9% sobre ventas. No obstante, si tenemos en cuenta los costes de transacción relacionados con la propuesta de compra de Talecris, el resultado neto reportado se situaría en el 11,7% sobre los ingresos, mostrando un descenso del 21,9% y un importe total de 115,5 millones de euros.

Deuda

La deuda financiera neta de Grifols en 2010 se ha mantenido estable en el entorno de 2,4 veces el Ebitda. Hasta diciembre de 2010 ascendía a 604,9 millones de euros. En este sentido, destaca la mejora de la gestión del circulante en el ejercicio, tanto en las partidas de cuentas a cobrar como en las de inventarios.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad