Grífols espera luz verde del tribunal de competencia americano a finales de febrero

stop

Víctor Grífols explica a la junta de accionistas que no tienen “sensaciones negativas” en la operación de compra de Talecris

Víctor Grífols, en el centro, presidiendo la Junta

25 de enero de 2011 (22:39 CET)

La junta de accionistas del grupo Grífols ha dado luz verde este martes la operación para comprar la tercera compañía de hemoderivados del mercado estadounidense, Talecris. Un paso que conlleva la ampliación de capital social de 8,7 millones de euros. O lo que es lo mismo, unos 87 millones de acciones sin derecho a voto que se darán en contraprestación a los propietarios de títulos de Talecris. “Hoy damos un paso muy importante en una compañía que hace 10 años era muy pequeña”, ha declarado su presidente, Víctor Grífols, tras la votación. Y es que se convertirán “en el tercer productor de hemoderivados del mundo, muy cerca del segundo y no tan lejos del primero”.

Ahora están pendientes a la resolución del tribunal de competencia americano, el FTC. Un pronunciamiento que fuentes de la compañía dicen que llegará a finales de febrero y que el mismo Grífols afirma que va “en buena dirección, no hay ninguna alarma ni tenemos sensaciones negativas”. Dando un mensaje de tranquilidad a los accionistas, el presidente ha explicado que con la compra la distribución de la cuota del mercado americano no varia substancialmente. “Ahora tres grupos [Baxter, CSL y Talecris] controlan el 70% el mercado y después continuaran siendo tres compañías, pero controlando el 75% de la cuota”. Una modificación que ve “admisible para el FTC”.

En el calendario de esta operación también está señalado el 25 de febrero, fecha de la junta extraordinaria de accionistas de Talecris en que se plantearán los mismos temas. No se espera un gran rechazo por parte de los propietarios del capital social, ya que el grupo americano no podrá crecer más hasta 2016, cuando entre en funcionamiento la factoría que están construyendo en Estados Unidos, según ha explicado el presidente del grupo catalán Esta realidad cambia con la entrada de Grífols y no llevará a ninguna reestructuración de plantilla, dicen desde el grupo. Y es que su presidente ha achacado a “una gran suerte” que no se solapen las líneas de trabajo actuales, ni en el trabajo que se hace en I D, ni los países donde están presentes.

375 millones si se rompe el acuerdo

En el caso que FTC no apruebe la operación, Grifols deberá pagar a Talecris 375 millones de dólares como comisión. Con todo, la financiación que se necesite está preparada pero aún no se ha ejecutado, 1.848 millones de euros.

En cuanto a los planes de inversión que están desarrollando desde los dos grupos, se revisaran con criterios de eficiencia. Fuentes de Grífols han manifestado que se intentará bajar de los 1.400 millones de dólares que sumarían las dos partidas a 1.100.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad