El Casino de Barcelona es el más importante del Grup Peralada.

La Generalitat persigue las propinas de los casinos Peralada

stop

El grupo paga 1,3 millones de euros por las propinas en los casinos de Barcelona, Perelada y Tarragona

Barcelona, 03 de octubre de 2017 (04:55 CET)

El ‘chollo’ de las propinas se acabó en el Grup Peralada. Los casinos de la familia Suqué tuvieron que pagar más de 1,3 millones de euros al fisco el año pasado tras las investigaciones del Departament d'Economia de la Generalitat debido a las gratificaciones no tributadas percibidas en mano por crupieres y camareros entre 2012 y 2014. La cuenta podría ser todavía mayor a la espera de las pesquisas sobre los dos últimos ejercicios.

Según ha podido comprobar Economía Digital, los tres grandes establecimientos del grupo están afectados por las inspecciones de la Agencia Tributaria Catalana, dependiente de la española, al haber incumplido la Tasa del Juego, que entiende que las propinas son ingresos procedentes del juego y deben tributar el 55%. El mayor damnificado es el Casino de Barcelona, que el último año tuvo que pagar 1,24 millones de euros por las liquidaciones de 2012, 2013 y 2014 además de unos intereses de 195.919 euros.

Mientras, la compañía reserva unas provisiones de 627.533 euros “para cubrir las cuotas tributarias correspondientes a los ejercicios 2015 y 2016”. Así, el montante total en el establecimiento de la capital catalana podría alcanzar los 2 millones de euros de culminarse las indagaciones.

La factura total para el Grup Peralada podría alcanzar los 2,2 millones

Las pesquisas de la cartera pública también afectan al casino icónico de la empresa, el Castillo de Perelada. Las cuentas de la filial Casino Castillo de Perelada SL revelan un pago de 89.743 euros por las propinas con un interés de 13.853 euros por el mismo trienio que su homólogo barcelonés. En el cajón ya están los 40.019 euros necesarios para dar respuesta a las investigaciones de los ejercicios 2015 y 2016.

Más modesto es el alcance en la tercera pata del grupo en Cataluña, el Casino de Tarragona. La sociedad que gestiona el inmueble tuvo que pagar el pasado año hasta 39.575 euros al fisco por los aguinaldos de 2012, 2013 y 2014. La cantidad podría elevarse en 9.449 euros de cerrarse las investigaciones sobre las últimas dos temporadas.

De cerrarse con éxito todas las inspecciones, la factura total para el Grup Peralada alcanzaría los 2,2 millones de euros.

Grup Peralada: "las propinas son una gratificación voluntaria del jugador"

En su defensa, la compañía recuerda que las actas se firmaron “en disconformidad” y se procedió a recurrirlas inmediatamente. "Es como una multa que pagas pero crees que es injusta", añaden. Y zanjan: "nunca se había considerado las propinas como un elemento de los ingresos que provienen del juego, sino que se trata de una gratificación voluntaria del jugador".

Además, también asegura no haber recibido “sanción alguna” más allá de la liquidación de los pagos adeudados. “Confiamos en una resolución favorable a nuestros intereses”, zanjan ante un procedimiento todavía abierto.

¿Cómo se reparten las propinas?

Las propinas recibidas por los empleados de los casinos no son repartidas directamente entre la plantilla como se podría pensar. Una sentencia dictada por el Tribunal Supremo en 2012 señala que estas primas también deben ser utilizadas para satisfacer costes como las cuotas de la Seguridad Social y algunas servicios para los clientes.

El Grup Peralada reparte los pagos entre los empleados a través de una herramienta denominada "tronco de propinas".  No obstante, también las utiliza para “pagar salarios del personal del casino, cuotas de la Seguridad Social y atenciones y servicios sociales en favor del personal y de los clientes”.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad