La Generalitat socorre in extremis a 'El Punt-Avui' con 240.000 euros adicionales

stop

DESPIDOS EN UN DIARIO CATALÁN

Portadas de El Punt y Avui

20 de diciembre de 2011 (20:47 CET)

Hermes y Corporació Catalana de Comunicació, propietarios del diario en catalán El Punt-Avui, comienza este miércoles el proceso de mediación ante la Generalitat de Catalunya para negociar el despido de 79 trabajadores, el 26% del total de la plantilla.

La sangría en los puestos de trabajo recaerán en 48 periodistas procedentes del diario El Punt y otros 30 del Avui, según explicaron fuentes sindicales. Ni las últimas ayudas de la Generalitat, aprobadas el 12 de diciembre pasado por una cantidad de 240.000 euros, han podido modificar la intención de la empresa.

El grupo inició el 2 de diciembre un ERE (expediente de regulación de empleo) para despedir a 83 trabajadores, una cifra que se ha reducido a 78 por la renuncia de cinco empleados las últimas semanas. La empresa inició conversaciones con los trabajadores, pero los representantes sindicales acudieron al departament de treball al considerar que la empresa no aportaba la documentación suficiente para continuar con la aproximación de posturas.

Precisamente la Generalitat aprobó una subvención de 240.000 euros el pasado 12 de diciembre por concepto de inserciones de monográficos de informaciones para pymes en las ediciones impresa y digital del suplemento económico del diario, según confirmó a Economía Digital la Presidencia de la Generalitat.

El grupo también espera recibir más ayudas públicas en las próximas semanas, pero estos ingresos adicionales no han diluido las firmes intenciones de llevar a cabo los despidos.

Viabilidad

Los trabajadores, que ya habían sido sometidos a un ERE temporal por la caída de la publicidad, esperan con una tensa calma la decisión de quiénes serán los trabajadores elegidos.

Hasta ahora la empresa ha facilitado a los representantes sindicales una relación con los puestos de trabajo que desea eliminar en las diferentes secciones del diario pero no ha dado detalles de cómo se hará la reestructuración tras los despidos.

“No han documentado la justificación de los despidos ni cómo quedará la redacción después del ERE. No sabemos si tendremos que trabajar más horas o más días ni si tendremos que hacer un producto diferente”, explicó un portavoz sindical.

Las subvenciones han ayudado a la subsistencia de ambas cabeceras. Sólo el año pasado, los dos diarios ahora fusionados sumaron tres millones de euros en ayudas públicas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad