Una imagen del Opel Corsa eléctrico que se fabrica en Figueruelas (Zaragoza). EFE/Toni Galán

La industria del automóvil sobrevive en España por las exportaciones

stop

Las fábricas repartidas por el país recuperan sus niveles de producción previos a la pandemia tras el desplome por el estado de alarma

Barcelona, 23 de septiembre de 2020 (04:55 CET)

Así como las perspectivas económicas en España son cada vez más sombrías, hay un sector que parece salir del túnel del coronavirus. Obligada a cerrar durante la primavera, la industria de la automoción respira aliviada con el verano y ya recupera los baremos previos a la pandemia. Sucedió en julio, cuando el conjunto de plantas repartidas por el país rebajaron su producción apenas el 2,6% impulsadas por las exportaciones a otros países del territorio europeo.

Según hizo público este martes la patronal de fabricantes Anfac, en julio se produjeron 238.322 vehículos en España, prácticamente la misma cifra que en el mismo mes de 2019. En agosto, la caída alcanzó el 27,9% hasta las 80.481 unidades motivado por el cierre de la planta de Seat en Martorell (Barcelona) que, a diferencia del año anterior, no abrió sus puertas.

La comparación sale incluso en positivo si se enfoca solamente en la producción de turismos, que creció el 3,3% en julio --la caída en agosto fue del 34,8%--.

Las exportaciones como balón de oxígeno

De este modo, la red de fábricas españolas logra reducir la factura de la pandemia y después de tocar fondo en abril, cuando prácticamente no sacó ningún automóvil a la carretera, consigue dejar el descenso de la actividad en un 32,7% frente al 41,1% que arrastraba en mayo.

Para ello han sido claves las exportaciones, que se recuperaron diez puntos desde mayo. Los principales destinos fueron Alemania, Francia, Reino Unido e Italia; con una especial atención al territorio galo, que incrementó sus adquisiciones el 17,4% en julio. Alemania, el principal importador de vehículos españoles, prácticamente calcó los datos de 2019.

La patronal lamenta que, por el contrario, las ventas en España no avanzan a la misma velocidad que en el resto de Europa. "Es necesario aumentar la demanda en el país para que las fábricas se recuperen", señala. En cambio, la demanda en Francia crece el 3,9% y en Reino Unido el 11,3%.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad