El empresario ruso y máximo accionista de DIA, Mikhail Fridman. EFE/Zipi

La justicia investiga si Fridman provocó la caída en bolsa de DIA

stop

El Supremo contempla un informe policial que apunta a que el magnate ruso montó un "entramado criminal" para provocar la caída en la cotización de la firma

Madrid, 21 de octubre de 2019 (14:59 CET)

La justicia española investiga si Mikhail Fridman montó un "entramado societario criminal" con el objetivo de provocar la caída de la cotización en Bolsa del grupo DIA y poder tomar de esta forma el control de la compañía a menor coste. El auto emitido por el Tribunal Supremo remite a un informe policial en el que se especifica que el multimillonario ruso es el máximo responsable de una trama que provocó en la cadena de supermercados "una situación de conflicto y provocó situaciones de bloqueo y falta de liquidez a corto plazo" para que el precio de las acciones de la compañía cayera. 

No obstante, en el mismo documento se explica que el caso será competencia finalmente del Juzgado Central de Instrucción número cuatro de la Audiencia Nacional debido a que existe "la sospecha" de que se haya producido "un perjuicio patrimonial" que afecta tanto a accionistas como a los trabajadores de DIA. En este sentido, el auto no especifica el impacto económico exacto aunque sí que se trata de un montante superior a siete millones de euros. 

También se plantea que la estrategia de Fridman -que controla actualmente el 69,76% de los títulos siendo el accionista mayoritario- pretendía mantener una "elevada tensión financiera" para que la cotización de DIA siguiera siendo baja. El auto apunta también a que el objetivo final del magnate ruso era hacerse con la compañía una vez que esta se hubiera depreciado mediante una oferta de compra a través de la sociedad Letterone

También señala el auto del Supremo que la trama de Fridman "mezcla personas físicas y jurídicas de diversas nacionalidades, lo que acrecienta la complejidad de las labores de investigación". En este sentido, el auto advierte de que en países como Estados Unidos, Reino Unido u Holanda, las operaciones del multimillonario ruso están "supervisadas intensamente", algo que "no ocurre en España". 

Una denuncia anónima contra Fridman

El Supremo cree que "la complejidad de los hechos" propicia que sea la Audiencia Nacional la que finalmente se haga cargo del expediente, cuyo origen está en una "denuncia anónima", según señala el documento. Esto se produce después de que el Juzgado Central número cuatro no admitiese a trámite esa denuncia, fechada el 5 de marzo, e inhibiese el caso a los juzgados de Madrid, que también lo rechazaron el día 29. Tras la resolución del Supremo, que da la razón a los tribunales de Madrid, el expediente estará finalmente a cargo de la Audiencia Nacional. 

Los magistrados recuerdan en el auto que, en el momento de los hechos, DIA cotizaba en el IBEX, el principal indicador de la bolsa española, por lo que apuntan a que la trama de Fridman podría haber afectado a la economía española ya que se trata una firma "importante" en un sector "básico" como es el de la alimentación. "Hay en este caso una afectación de la economía más intensa que en otros como los de Afinsa o Dentix, que los ha llevado o lleva pacíficamente la Audiencia Nacional", señala el texto. 

Cuando Fridman adquirió el 10% de DIA, en julio de 2017, la acción de la compañía se situaba en torno a 5 euros. Desde entonces, su cotización ha caído hasta situarse actualmente alrededor de 0,45 euros. 

Fridman se desvincula del caso ZED

La noticia trasciende el mismo día que le magnate ruso declaraba en la Audiencia Nacional por la quiebra de ZED. El empresario se ha desmarcado de la quiebra del grupo tecnológico Zed, fundado por Javier Pérez Dolset y participado por una de las compañías en las que tenía presencia pero sobre la que no tenía capacidad de decisión.

El magnate ruso, que ha abandonado la sede judicial sin cargos ni medidas cautelares, está imputado desde agosto por supuestos delitos contra el mercado, administración desleal, insolvencia punible y corrupción en los negocios, después de que la Fiscalía Anticorrupción le ubicara en el origen de la insolvencia de Zed, empresa de la familia Pérez Dolset.

Fridman ha abandonado la Audiencia Nacional sin cargos ni medidas cautelares

Según el fiscal José Grinda, el empresario, a través de "subordinados", habría propiciado la asfixia de la compañía para después adquirirla a un "precio irrisorio", planificando una estrategia ilegal de interrupción de pagos que desencadenó una falta total de liquidez que abocó a la compañía española al colapso.

Los vínculos de Zed con el ruso se remontan a hace más de una década, aunque se intensificarían más tarde, en 2013, cuando los Pérez Dolset quisieron sacarla a bolsa en el índice tecnológico Nasdaq de Wall Street.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad