La Mesa de Salut está a un paso de fracasar 

stop

TIJERETAZO DE LA GENERALITAT

Protesta de los trabajadores del Parc de Salut Mar contra el despido de 194 trabajadores

20 de junio de 2011 (18:41 CET)

La Mesa de Salut está a un paso de fracasar en el intento de pactar la forma menos traumática de pasar las tijeras por los gastos en los centros públicos catalanes. Los sindicatos y patronales de médicos reconocen que los puntos de encuentros entre ambos son cada vez menores, incluso han resurgido viejas rencillas entre organizaciones. La más destacada es la que mantienen los dos grandes sindicatos, UGT y CCOO, con Metges de Catalunya (MC) sobre la jornada laboral.

Fuentes de la institución sectorial han explicado el malestar surgido porque en la propuesta alternativa de acuerdo presentada por UGT y CCOO se abre la puerta a ampliar la jornada laboral de los trabajadores de la salud. Han recordado que el pasado mayo el Tribunal Supremo ya tumbó el convenio laboral de la sanidad concertada firmado en 2006 y declaró ilegal el máximo de 2.290 horas anuales porque superaba lo establecido en el Estatuto del Trabajador.

Además, esta propuesta tampoco ha calado muy hondo en la Vía Laietana. “Hemos aceptado valorar una posible ampliación de jornada, pero en ningún caso para que se haga actividad privada en el centro”, ha declarado a Economía Digital la secretaria de la federación de sanidad de CCOO, Carme Navarro. Y es que la Ley Omnibus ha tocado la negociación: “Cuando la leíamos era para levantarnos e irnos. Lo que se está haciendo es dividir la actividad sanitaria entre quien puede pagarla y los que tendrán un servicio de menos calidad”.

El miércoles es la última reunión de la Mesa. “Entonces veremos si se puede llegar a algún tipo de acuerdo, estamos estudiando varias vías”, ha asegurado la representante de UGT en este marco de diálogo, Montse Romero. “Planteamos cierta flexibilidad si nos garantizan que no presentarán ningún ERE”.

Con todo, los tres sindicatos coinciden en declarar que, en este momento, un pacto es más que difícil.

ERE en el Parc de Salut Mar

Por otro lado, los trabajadores del consorcio Parc de Salut Mar han empezado este lunes las movilizaciones para impedir el ERE que les llegará a finales de mes. “Nuestro futuro puede determinar el del resto de empresas públicas de Catalunya. Están midiendo el coste político que tendrá”, ha asegurado el presidente del comité de empresa, Josep Maria Puig.

En el caso de esta institución, que incluye entre otros el Hospital del Mar y la Clínica de l'Esperança, el 95% de la plantilla es personal laboral. “Sólo hay 165 funcionarios de los 3.150 trabajadores”, una realidad que creen que facilita las cosas para presentar una regulación. Eso sí, continúan negociando con la dirección del grupo para evitar el ERE antes de la fecha límite que los ejecutivos han marcado en el calendario: 30 de junio.

“Aquí sólo se tiene que recortar el 5% del presupuesto que tenemos, que es de 300 millones. Sólo mejorando la eficiencia organizativa lo podemos conseguir sin que nadie se vaya a la calle”, ha sentenciado Puig.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad