La sede de Arbora&Ausonia se traslada a Madrid el 1 de julio

stop

P&G se compromete a reubicar a la mitad de la plantilla de Barcelona afectada

Fachada de la sede central de Arbora-Ausonia en Barcelona

16 de enero de 2013 (21:16 CET)

Arbora&Ausonia abandonará Barcelona el próximo 1 de julio. Los nuevos dueños, Procter & Gamble (P&G), han decidido trasladar la sede de la compañía a Madrid, lo que afectará a cerca de 300 empleados que actualmente trabajan de las oficinas de la capital catalana.

El grupo norteamericano se apoderó de la firma de productos de higiene personal tras comprar a Agrolimen –controlada por la familia Carulla-- el 50% del capital social por 800 millones de euros. Ya era el propietario de la otra mitad del grupo. Con esta operación, los Carulla consiguieron hacer caja y P&G ampliar su estructura.

Recolocaciones en Madrid, Bruselas y Ginebra

Tras la venta, el futuro de los trabajadores en Barcelona quedaba en el aire. P&G solo se compromete a reubicar a la mitad de la plantilla, unos 150 trabajadores. Pero mantener el puesto de trabajo significará un traslado, ya que les ofrecen plazas en las sedes que tiene la multinacional en Madrid, Bruselas y Ginebra, según fuentes internas de la compañía.

Los 150 trabajadores restantes tendrán que pactar su salida con la dirección, que de momento no incluye la palabra "despidos" en el comunicado de prensa con el que ha puesto fecha a su salida de Barcelona. De hecho, cuando Agrolimen vendió la mitad de su participación los empleados de las oficinas organizaron un comité de empresa conscientes de su futuro. Está integrado por representantes de un sindicato propio y de UGT, CCOO renunció a presentarse a unas elecciones convocadas de urgencia para elegir delegados. 

Ahora, los sindicalistas tienen un gran trabajo por delante: tendrán que pactar las condiciones del traslado y las indemnizaciones de los 150 empleados que no constan en el organigrama futuro de Arbora&Ausonia.

Las fábricas seguirán en activo

La misma suerte que la sede de la Ciudad Condal, correrá la oficina que la compañía tiene en Lisboa. P&G también tiene previsto cerrar la sede de la capital portuguesa y trasladar parte de la plantilla a otros centros de Europa.

Quienes por el momento se quedan al margen de la reestructuración son los empleados de las fábricas españolas. En el mismo comunicado, P&G asegura que seguirán su actividad “sin cambios significativos”. Tienen tres centros: Montornés del Vallès (Barcelona), Mequinenza (Zaragoza) y Jijona (Alicante).
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad