Un anuncio de la Green Cola.

La entrada triunfal de Green Cola en España alarma al viejo refresco

stop

Green Cola, la nueva bebida que se expande en España, gana mercado golpeando justo en el punto débil de Coca-Cola y Pepsi

Madrid, 25 de agosto de 2017 (05:55 CET)

Green Cola, el último competidor de Coca-Cola y Pepsi, no será un rival más. La nueva bebida “ecológica” ha entrado en España más fuerte de lo esperado. Green Cola, una compañía fundada por un ex ejecutivo de Coca-Cola en Grecia en 2012, en plena crisis del euro, ha entrado a España nada menos que en Carrefour y El Corte Inglés, dos de las grandes superficies españolas que más trabas imponen a la entrada de nuevos y desconocidos productos.

La Green Cola no es un invento apresurado. Su creador, el empresario Periklis Venieris, ha sabido detectar la mayor amenaza de Coca-Cola y Pepsi: los nuevos consumidores, inclinados hacia hábitos de consumo saludables que rechazan el azúcar y los aditivos químicos en los refrescos. Y ha atacado en ese punto débil.

El consumo de refrescos de cola alcanzó el año pasado el mínimo en EEUU desde 1985, según la firma de mercado Beverage Digest. El año pasado, la venta de este tipo de productos cayó en el país alrededor del 2%. Es una cifra alarmante si se hace una proyección histórica. El consumo en litros de refresco no deja de retroceder desde 2004.

Con estevia

Coca-Cola y Pepsi ven cómo su sólido mercado del refresco decae año tras año. No se trata de una caída drástica, sino de una reducción paulatina en los países desarrollados. Coca-Cola y Pepsi, con un crecimiento importante en los países en desarrollo, muestra problemas de sostenibilidad en el largo plazo en Estados Unidos y Europa.

Green Cola intenta atacar el punto débil de Coca-Cola y Pepsi: los colorantes y añadidos químicos 

Son percibidos, por una parte importante de los consumidores como bebidas dañinas para la salud. Y el fundador de la Green Cola aprovechó la crisis para expandir el producto “ecológico” que no utiliza ni azúcares ni edulcorantes artificiales. Frente a los intentos de sus rivales por introducir nuevos ingredientes aparentemente más naturales, Green Cola se vende como un producto sin los perjuicios para la salud que se le atribuyen a sus competidores.

Green Cola usa estevia, un edulcorante natural procedente de Sudamérica. Y tal es el nerviosismo que ocasionó la nueva empresa en la multinacional estadounidense que un año después de su lanzamiento, Coca-Cola respondió con su bebida Coca-Cola Life, también edulcorada con estevia. Fue una prueba lanzada en Argentina, pero que por el momento no ha gozado de gran impulso. De hecho, la bebida todavía no ha llegado a España. Y ahora, tras este adelantamiento, tal vez Coca-Cola deba replantearse su salida al mercado español. 

Coca-Cola, que ha lanzado una gran cantidad de productos sin azúcar, cuenta con la Coca-Cola Zero que en España incorpora ciclamato sódico (E-952), un edulcorante prohibido en Estados Unidos. En la versión Light usa aspartamo, otro polémico componente. 

Fábrica en España

En cambio, la Green Cola llega con fuerza. Hasta tendrá fábrica propia en Asturias. La empresa en España estará dirigida por Íñigo Madariaga, exdirectivo de Pepsico. La compañía ya cuenta con 15.000 tiendas en España, principalmente Carrefour, El Corte Inglés y la gallega Gadis. 

La empresa, que ya tiene presencia en 20 países, ha subcontratado una planta de fabricación en la tierra de Sol Daurella, la líder de la embotelladora europea de Coca-Cola. La productora es compartida con otros fabricantes como Pascual. Green Cola ha alcanzado una participación de mercado de más del 10% en Grecia, con lo que siente que la suerte le acompañará también en su expansión. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad