Una partida de embutidos decomisada en las naves de la trama del jamón podrido.

La trama del jamón caducado llegó a la cárcel de Junqueras

stop

Los políticos catalanes presos en Estremera y Soto del Real se quejaron del mal estado de la carne. Los tribunales investigan la trama del jamón caducado

Madrid, 20 de junio de 2018 (21:00 CET)

os políticos catalanes encarcelados en Estremera y Soto del Real han podido ser víctimas de la trama del jamón caducado, una red delictiva que se hacía con productos cárnicos caducados en los supermercados españoles, los reetiquetaba y los vendía como frescos.

Se trata de la mayor trama de fraude alimentario descubierta recientemente en España y está siendo investigada por un delito masivo contra la salud pública, tal como destapó  Economía Digital este martes. 

Buena parte de esa carne en mal estado fue comprada por las cárceles de casi toda España, según han confirmado a este medio fuentes cercanas a la investigación judicial. Instituciones penitenciarias detectó irregularidades en el producto y rescindió el contrato con una de las empresas investigadas por la trama.

Los implicados

La red empresarial, en la que hay una treintena de empresas implicadas, captaban productos cárnicos caducados y en mal estado que debían destinarse a la destrucción. Pero en lugar de enviarlos a las incineradoras, la red las desviaba hacia naves clandestinas. Allí se “reciclaba” y “adecentaba” el producto para revenderlo como fresco.

Porkytrans, con sede en Murcia y almacenes en varias provincias españolas, era la empresa distribuidora del entramado empresarial. La investigación judicial tiene pruebas de que la carne y los jamones en mal estado encontrado en las naves de Extremadura y Valencia terminaban en las cárceles españolas.

La empresa con sede central en Murcia ha negado a este medio que la mercancía vendida a las cárceles proceda de las naves que reciclaban el jamón caducado y podrido. Pero la investigación judicial apunta en dirección contraria. El jamón manipulado de las naves donde se encontró carne fresca con larvas de mosca, embutidos comidos por ratones y jamones llenos de moho terminó en los menús de los encarcelados. 

Las quejas de los políticos encarcelados

La empresa sirvió productos cárnicos, pero también quesos y otros alimentos, a todas las cárceles de España con excepción de Cataluña y Baleares. La propia compañía ha confirmado a este medio que terminó de servir productos a las cárceles a finales del año pasado.

En esas fechas, Oriol Junqueras, exvicepresidente de la Generalitat y otros dirigentes políticos catalanes encarcelados en las prisiones españolas se quejaron de los alimentos en la prisión, en especial de las carnes y los embutidos.

Los internos se referían a un plato de carne como "pastillas de freno"

“Hay un plato, se supone que de carne, que se conoce entre los internos como las ‘pastillas de freno’. Ingerirlas causa el vómito inmediato, como pudo comprobar el propio Carles Mundó (exconsejero de Justicia). Hay quien apunta a la existencia de hamburguesas azules en esta cárcel”, describió El Periódico de Catalunya después de una entrevista en prisión con Junqueras.

El autor de la entrevista, Xabier Barrena, recuerda el producto que mayor rechazo causaba entre los dirigentes políticos catalanes encarcelados. “Recuerdo el disgusto que le producía la carne de las hamburguesas”.

El exconsejero de Sostenibilidad, Josep Rull, también elevó sus quejas públicas por el mal estado de la comida de las cárceles españolas y que ahora está siendo investigada por los juzgados.

El conseller Rull: "Salí con toda la boca llena de llagas, era una comida muy flatulenta"

“Me ha hecho sufrir mucho. Salí con toda la boca llena de llagas. Era una comida muy flatulenta, para entendernos. Recuerdo que el primer día nos dieron unas hamburguesas que estaban tan quemadas que se me rompió el tenedor”, explicó a Catalunya Radio.

Instituciones Penitenciarias ha confirmado que avisó en varias ocasiones a la empresa distribuidora de la mala calidad de la comida. En ocasiones, vendía producto descongelado como si fuese fresco. Al final, terminó rescindiendo el contrato. La causa se encuentra en proceso de instrucción en el juzgado de Fregenal de la Sierra (Badajoz). Se esperan nuevas imputaciones en los próximos días.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad