Una concentración de protesta contra la decisión de Opel de suspender la fabricación del Corsa en Figueruelas, el 25 de enero. Foto: EFE/JB

Las amenazas de PSA surten efecto: la plantilla de Opel acepta el convenio

stop

El 58% de los trabajadores de la fábrica de Figueruelas vota a favor del acuerdo entre sindicatos y dirección para retener el Opel Corsa

Economía Digital

Una concentración de protesta contra la decisión de Opel de suspender la fabricación del Corsa en Figueruelas, el 25 de enero. Foto: EFE/JB

Barcelona, 31 de enero de 2018 (13:49 CET)

La planta de Opel en Figueruelas (Zaragoza) salvará el futuro del Opel Corsa. Tras duras negociaciones entre sindicatos y dirección de PSA –la matriz de Opel-- con la amenaza de retirar el modelo estrella de la planta, el lunes se llegó a un acuerdo que fue ratificado este mediodía por la plantilla. Con 2.827 votos a favor (58%) y 2.008 votos en contra (42%), la fábrica aprobó el nuevo convenio colectivo para los próximos cinco años.

El siguiente paso es que la dirección del grupo apruebe los planes prometidos por la cúpula española, que pasan por la llegada del nuevo Opel Corsa a finales de 2019 para sustituir la actual edición del vehículo. Además, llegaría de la mano de una versión eléctrica para el año 2020.

“Hemos dado un paso adelante decisivo en la mejora de la competitividad de la planta”, celebró el director de la planta, Antonio Cobo.  De este modo, los trabajadores redujeron las subidas salariales deseadas y las vincularán a un crecimiento inferior al del IPC. También renunciaron a algunos pluses y recortaron las pausas de la jornada.

De no hacerlo, PSA amenazó con suspender todas las inversiones en España y llevarse el Corsa a otra planta del grupo.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad