Las grandes constructoras deben el equivalente al 6% del PIB español

stop

CONSTRUCCIÓN

01 de marzo de 2013 (20:24 CET)

Las grandes constructoras tienen un gran problema. Se llama deuda. Los seis grupos de construcción y servicios del Ibex 35 (Acciona, ACS, FCC, Ferrovial, OHL y Sacyr) deben el equivalente al 6% del Producto Interior Bruto (PIB) español.

La deuda financiera neta de las compañías asciende a 37.467 millones de euros. Si a ello se le suma la deuda a proveedores que es de 17.363 millones, la cifra se dispara hasta los 54.830 millones de euros. Aparte hay otros acreedores que aumentarían la cantidad hasta ese porcentaje representativo de la economía española.

Depende de Repsol


Sacyr es el grupo constructor que más dinero debe a los bancos. Tiene una deuda financiera neta de 8.643 millones de euros. De ellos, 4.600 millones corresponden a la inversión en Repsol y a la filial inmobiliaria Testa.

En 2012 consiguió encaminar la situación y alargó los vencimientos. A cierre de 2012, el 90% de la deuda vence en 2015 o más tarde. Sólo rendirá cuentas este año por 985 millones. Además, casi la mitad es de las obras y los contratos. Su ratio de deuda es de 17 veces el Ebitda de la compañía, que fue de 506 millones.

Los Entrecanales


Al grupo que preside Manuel Manrique le sigue Acciona. El grupo de la familia Entrecanales debe a las entidades de crédito 7.482 millones. La partida ha aumentado el 7% en 2012. Más de 6.000 millones de esta partida corresponden a deuda sin recurso.

El apalancamiento de la compañía (deuda neta respecto al patrimonio neto) es del 136%. La deuda financiera de Acciona es cinco veces su Ebitda, que se incrementó el 9% el año pasado hasta 1.431 millones.

Con el agua al cuello


La constructora que vive la situación más complicada es FCC. El grupo que dirige Juan Béjar tiene una deuda de más de 7.000 millones, de los cuales 4.152 millones vencen este año.

La compañía tiene previsto reducir la deuda hasta los 5.300 millones en 2015. Para ello, hará desinversiones por 2.200 millones en los próximos años. El ratio deuda/Ebitda es de 9,4 veces. Además, el 60% es con recursos, por lo que tendrá que negociar con las entidades para refinanciar los préstamos.

‘Floro’ tira de ventas


Quien ha hecho parte de los deberes es Florentino Pérez. ACS ha reducido su deuda a la mitad en 2012 hasta los 4.952 millones. En 2011, la partida ascendía a 9.300 millones, la que más tenía del sector. El objetivo es seguir el camino emprendido. Quiere reducir la deuda este año a 3.000 millones.

La aventura de Iberdrola le ha salido cara a Floro. Las minusvalías generadas tras la venta de la mayor parte de las acciones y el deterioro de la participación ha reventado la cuenta de resultados. El ratio deuda respecto al Ebitda es el más bajo (1,6 veces). La consolidación de Hochtief ha incrementado el beneficio de explotación hasta los 3.088 millones.

Más que autopistas


OHL y Ferrovial son parecidas en términos de deuda. Aunque la compañía de la familia Del Pino tiene más (5.105 millones) que la de Villar Mir (4.198), ambas tienen la mayoría de la deuda en sus concesiones.

Por ejemplo, la deuda asociada a las autopistas en Ferrovial es de 6.238 millones. De ellos, 1.100 millones en la radial 4 de Madrid, y el eje Ocaña-La Roda. En el caso de OHL, el 86% de la deuda (3.609 millones) corresponden a deuda sin recurso, de la cual 2.535 millones pertenecen a las concesiones.

Proveedores


La otra gran partida de deuda es la referida a los proveedores. Las grandes constructoras deben a las pymes subcontratadas 17.363 millones de euros, según las cuentas presentadas de 2012.

ACS debe la mitad de esta cifra, más de 8.700 millones. Esta partida la ha incrementado este año en más de 500 millones, a pesar de haber recibido del fondo del pago a proveedores de las administraciones públicas 1.224 millones de euros.

El resto reducen


El resto de compañías (a excepción de Acciona que tiene vacío el espacio de esa partida en sus cuentas presentadas a la CNMV) han reducido la deuda con sus proveedores en 2012. Aunque la cifra sigue siendo muy elevada. Ferrovial, FCC y Sacyr han devuelto a sus proveedores unos 500 millones netos cada una. OHL, la que menos tiene (1.230 millones) ha conseguido bajar 170 millones.

Este impago ahoga las débiles economías de las pymes que viven de la construcción. Las compañías mantienen la mayoría de esta deuda con los proveedores españoles. Es el único mercado en el que se admite pactar entre las partes los plazos de pago. Según la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad (PMcM), la media de los pagos a proveedores es de 300 días entre las grandes constructoras. En otros países pagan a 30 ó 60 días como mucho.

Romper la cadena


Las compañías achacan el problema a las administraciones que no les ha pagado en su debido momento. La PMcM afirma que este sector ha roto la cadena de pagos ya que sí recibieron dinero del fondo del pago a proveedores del Gobierno que no ha llegado a sus contratadas. Es por ello, que un alto porcentaje de las empresas que vivían de este sector hayan desaparecido en España.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad