El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, durante la junta general de la eléctrica vasca en Bilbao, el 8 de abril de 2016. REUTERS/Vincent West

Las penas de Iberdrola (hasta marzo)

stop

La caída de los negocios liberalizados y el incremento de los extraordinarios cargan contra el ebitda, aunque la compañía encara la senda de un crecimiento del 5% anual

Jose Elías Rodríguez (Reuters)

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, durante la junta general de la eléctrica vasca en Bilbao, el 8 de abril de 2016. REUTERS/Vincent West

Madrid, 27 de abril de 2016 (17:15 CET)

Varios elementos no recurrentes y la debilidad del negocio liberalizado hicieron que el resultado operativo bruto de Iberdrola fuese algo peor de lo esperado por los analistas en el primer trimestre, a pesar de la pujanza de su reforzado negocio en los Estados Unidos.

Precisamente la incorporación de los gastos de la empresa estadounidense UIL, ahora bajo el paraguas de la cotizada Avangrid, fue uno de esos elementos "atípicos" que, en su conjunto, restaron 237 millones al ebitda en el periodo y, cuyo impacto, la eléctrica vasca espera ver difuminado a medida que avance el ejercicio.

"Todos estos impactos desaparecerán o se verán reducidos significativamente a lo largo del año", dijo en una conferencia con analistas el director financiero del grupo, José Saínz Armada. Iberdrola explicó antes de la apertura que su resultado operativo bruto (ebitda) descendió un 6% a 2.008 millones en los primeros tres meses del año, frente a una previsión de media de 2.082 millones.

La importancia del negocio liberalizado

"Estas cifras se explican por la bajada en el negocio de generación y clientes... por menores ingresos por operaciones mayoristas de gas en España, una depreciación de la libra y por la caída en la evolución de las tarifas en México", dijo Renta 4 en un informe para clientes. "Estas bajadas dan muestra de la importancia en Iberdrola del negocio liberalizado", añadió el bróker.

El ebitda del primer grupo eólico mundial bajó en dos de las tres principales áreas de negocio, particularmente en la de generación y clientes, con un descenso del 18% a 641 millones de euros, por unas temperaturas templadas que redujeron el consumo de gas y menores precios mayoristas de electricidad mayorista en España o el Reino Unido.

'Ni fu ni fa' en bolsa

El ebitda del negocio de redes bajó un 3,7% a 932 millones, mientras que el de renovables subió un 3,1% a 442 millones. En el fondo de la tabla, el beneficio neto subió un 3,3% a 869 millones de euros, frente a una previsión de 853 millones, ayudado por las coberturas financieras contratadas contra la devaluación del dólar y la libra esterlina.

Tras las cuentas, Iberdrola ratificó las estimaciones de crecimiento que hizo en su reciente plan estratégico, entre las que figura un incremento del resultado neto consolidado de en torno al 5% en 2016. Para el periodo 2016-2020, el grupo estima un crecimiento medio anual del 6% tanto para el ebitda como para el beneficio neto.

En la bolsa, las acciones de Iberdrola reaccionaban con caídas del 0,3% a 6,152 euros en un mercado alcista.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad