DIA deja a su ex CEO sin finiquito. En la imagen, el exconsejero delegado de DIA, Ricardo Currás.

DIA ya es la compañía que menos vale del IBEX

stop

Una nueva recomendación negativa deja a DIA como la compañía menos valiosa del selectivo, con la sombra de la opa de Fridman

Economía Digital

DIA deja a su ex CEO sin finiquito. En la imagen, el exconsejero delegado de DIA, Ricardo Currás.

Barcelona, 23 de julio de 2018 (15:32 CET)

La mala evolución del negocio y la vorágine bajista en bolsa ha llevado a los analistas a tirar la toalla con DIA. Tras Barclays, JP Morgan y Jefferies, este lunes los expertos de HSBC han rebajado las perspectivas sobre la compañía, situándole la peor recomendación. Solo le faltaba esto: ha perdido más de la mitad de su valor en lo que va de año y ya es la IBEX que menos vale. No llega a los 1.300 millones.

La cadena de supermercados que dirige Ricardo Currás, cuestionado por los resultados de la compañía y por el primer accionista, Mikhail Fridman, es el farolillo rojo del IBEX este lunes. Pese a estar ya en mínimos, cae más del 2% al mediodía lastrada por la recomendación de HSBC, que valora la acción en 1,80 euros. Actualmente cotiza, todavía, por encima de los 2 euros (2,05 a las 15 horas).

Esta recomendación ha sido devastadora para el grupo porque se suma a un consenso eminentemente negativo respecto a la evolución de DIA. Pese a que el precio objetivo medio de los analistas está por encima del valor en bolsa –algo que es normal, ya que para situarlo en compra debe tener un potencial de doble dígito–, cerca del 40% de los bancos de inversión recomienda vender.

La vorágine de DIA

Tras un año llano, las acciones de DIA iniciaron 2018 por encima de los 4 euros, por lo que la compañía valía más de 2.500 millones de euros. Esta cifra se ha reducido a la mitad, lo que favorece enormemente a su primer accionista. Cierto es que el empresario ruso Mikhail Fridman ha perdido dinero con su inversión, pero los descensos le dejan a la cadena a tiro de opa.

Como informó Economía Digital, DIA espera de forma inminente el desembarco de las tropas inversoras de Fridman, que ya tienen un plan claro: llegar, descabezar a la cúpula, y transformarlo todo. El magnate ruso se marcó los 1.400 millones para tomar el control de la empresa, por lo que ya se dan las condiciones.

Fridman no oculta su intención de comprar DIA desde su entrada justo hace un año, en julio de 2017, cuando adquirió el 15% de las acciones. Pero quiere hacerse con el control de la empresa lo más barato posible. Todo con la ayuda del fondo de inversión estadounidense Goldman Sachs, clave en la operación según explican fuentes cercanas a la compañía.

Los hombre de Fridman desembarcan en DIA

Fridman ya ha colocado a dos consejeros de confianza para que se vayan familiarizando con la gestión diaria de la empresa. Se trata de Karl-Heinz Holland, ex-consejero delegado del grupo alemán Lidl durante más de seis años, y de Stephan DuCharme, presidente del consejo de supervisión de X5 Retail Group. Currás saldrá de la compañía.

Ahora, el equipo de Fridman prepara la modernización de la cadena que probablemente transitará el camino del último año de la compañía: modernización de las tiendas, incorporación de productos de mayor calidad y mejora de la imagen de las estanterías vacías, llenas de productos baratos.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad